El Gobierno de la Ciudad, a través de la Secretaría de Desarrollo Urbano Ambiental y su Dirección de Ambiente, Ejido y Desarrollo Sustentable, continúa abordando la problemática del Lago San Roque con monitoreos periódicos y distintas acciones de mitigación.

Sucede que camalote de río crece espontáneamente en esta zona y ha presentado un crecimiento exponencial en este sector. Esto se de debe a la baja velocidad que presenta el agua y la acumulación de nutrientes por arrastre que se produce río arriba, como así también in situ, ya que esta zona aún no cuenta con cloacas.

Las plantas acuáticas realizan un proceso natural de biorremediación, consumiendo el exceso de nutrientes y limpiando el cuerpo de agua. Las bajas temperaturas invernales producen la muerte de los camalotes, por lo que se están extrayendo para evitar su descomposición y generación de malos olores.