Este miércoles, el Concejo Deliberante de la ciudad de La Falda autorizó al Poder Ejecutivo a negociar y comercializar con otros municipios y particulares, el excedente de adoquines producidos en la flamante fábrica local.

Según lo establecido por este nueva disposición aprobada por unanimidad, cada venta deberá ser aprobada por los concejales a través de una ordenanza específica en la que se deberá detallar los datos del comprador, el medio y también el plazo de pago, además de la cantidad de adoquines y el monto total de la venta.

No sólo se va a lograr mejorar las calles de los vecinos, sino que otro de los objetivos es que la fábrica se autoabastezca”, explicó el Ingeniero Civil Eduardo Devita a La Estafeta Online, también asesor técnico del municipio y encargado de la planta.

Si bien la fábrica ya se encuentra funcionando con la producción de algunas muestras desde el mes de marzo, recién a mediados de abril es que se incrementó la producción ya que se comenzó a producir en serie y demandó el trabajo de al menos unos quince operarios.

La Falda, la ciudad de Punilla que cuenta con su propia fábrica de adoquines.(Foto: VíaCarlosPaz).

“En serio, y en serie, se comenzó a producir en abril y desde allí no se paró, con un volumen de producción total que hoy ronda los 4.700 metros cuadrados”, señaló el encargado de la planta. Y añadió: “Estamos casi en un pico de acopio de adoquines, por lo que no se descarta que se amplíe unos 250 metros cuadrados más de galpón”, completó y anticipó Devita.

Según indicó el medio local, en la actualidad son 19 los trabajadores que prestan servicio en la planta, 15 de ellos operarios, 3 de mantenimiento y un administrativo. Y se producen unos 190 metros cuadrados diarios en seis horas y media de jornada laboral y de funcionamiento continuo de la máquina.

Fuente: La Estafeta Online.