[VIDEO] El 6 de noviembre pero de 2018, cayó una lluvia torrencial mientras "cazadores de tormentas" visitaban la ciudad.


Un día como hoy pero de 2018, una lluvia torrencial cayó en toda la ciudad de Carlos Paz, colmando las calles de agua y haciendo que la gente acelere su paso para llegar salvo a sus hogares o trabajos.

De acuerdo a los datos recabados, unos 72 milímetros fue el total de agua que finalmente cayó durante el 6 y parte del 7 de noviembre, lo que obligó a cerrar los vados a lo largo de todo el recorrido del río San Antonio.

Calles céntricas de la ciudad, inundadas tras la fuerte tormenta.

Mientras tanto, un equipo de científicos había llegado a la ciudad en el marco del proyecto “Relámpago” impulsado en forma conjunta por el Ministerio de Ciencia y Tecnología y el Ministerio de Agua, Ambiente y Servicios Públicos de Córdoba, con el fin de difundir la importancia de poseer datos climáticos certeros.

Científicos del proyecto “Relámpago”visitaban el Instituto Dante Alighieri de Carlos Paz.

Mediante charlas informativas en diferentes establecimientos educativos de la provincia de Córdoba, en Villa Carlos Paz, visitaron el Instituto Dante Alighieri, en donde los alumnos recibieron a los especialistas, quienes además de la charla, expusieron material audiovisual y folletería alusiva.

“Mateo” es un proyecto científico llevado adelante por el Dante Alighieri de Carlos Paz.

Vale aclarar, que tanto “Mateo”, investigado y aplicado por esta misma escuela carlospacense, además de “Cosechadores de Granizo”, fueron los proyectos de los cuales se tomaron y revalorizaron sus aportes con el fin de llevar adelante estas actividades en toda la provincia de Córdoba.

Vinimos a Argentina para estudiar tormentas e inundaciones, y las encontramos hoy. Después del lanzamiento de nuestro globo hoy, volvimos a las fuertes lluvias y las grandes inundaciones de las calles en Villa Carlos Paz”, transmitió en vivo el científico, Russ Schumacher, mediante su cuenta oficial de Twitter.

Parece que aquel 6 de noviembre pero de 2018, los científicos estadounidenses aprovecharon las inclemencias climáticas de nuestras sierras, ya que no sólo les fue favorable los aportes que dejó la intensa lluvia registrada, sino que además, tuvieron la posibilidad de ser testigos de una gran tormenta.

¿Se repetirá este 2019?




Comentarios