El escenario más crítico de 2019/2020 para el Río Paraná y la Cuenca del Plata, al que entonces se caracterizó como el de mayor gravedad del que se tenía registros en el último cuarto de siglo, puntualizó un reporte de la Oficina de Riesgo Agropecuario (ORA) del Ministerio de Agricultura de la Nación, en base a un informe del Instituto Nacional del Agua (INA).

Por lo cual la situación no tiene visos de mejora en los próximos meses.

Esta información enciende a su máxima intensidad una luz roja para la marcha de las exportaciones agrícolas argentinas, uno de los pocos pilares que están soportando la debacle económica que se profundizó con la pandemia del Coronavirus y las esperanzas de la administración gubernamental Fernández, para el manejo de los fondos públicos.

El río Paraná es la principal ruta por la que se envían al exterior las principales mercaderías que produce y exporta la Argentina.Gentileza

Y al mismo tiempo, hace necesario encontrar una resolución razonable y consensuada de un tema pendiente: la nueva concesión del balizamiento y dragado de la principal vía fluvial argentina.

Bajante extraordinaria

La Cuenca del Plata viene siendo monitoreada por el INA desde 1983, sin discontinuidad, observándose la evolución hidrometeorológica, así como las tendencias climáticas, y poniendo énfasis en los eventos extremos.

En junio de 2019 comenzó a desarrollarse una sequía en la cuenca del río Paraguay, que luego se extendió a prácticamente toda la Cuenca del Plata. La máxima expresión de este proceso fue registrada durante el otoño de 2020 y se caracterizó como EXTRAORDINARIA.

No se había registrado un escenario tan grave en los anteriores 25 años, período que normalmente se toma para la referencia estadística.

Actualmente se verifican las condiciones necesarias para repetir, o inclusive agravar, aquél escenario crítico.

Conversaciones con países vecinos

Las conversaciones formales con los países vecinos se han mantenido, concentrando la atención en el caudal en el río Paraná y especialmente en los niveles frente a las tomas de agua urbanas.

Según el INA, la operación de embalses de la alta cuenca del río Paraná en Brasil no es la causa de la bajante. Vale resaltar que las reservas actuales en los embalses son inferiores a las de 2020. Los valores de caudal actuales y los esperables son muy inferiores a los valores normales y podrían aproximarse a los mínimos históricos.

Perspectiva francamente desfavorable

La tendencia climática regional, con horizonte en el 31/08/2021, presenta una perspectiva desfavorable, con baja probabilidad de una recuperación franca en los próximos meses.

La bajante en los grandes ríos obedece principalmente a la persistencia de lluvias inferiores a las normales en toda la cuenca relacionada.