Sequía, altas temperaturas y fuertes vientos amenazan con provocar daños importantes en Canadá y en el norte de Estados Unidos; en North Dakota se espera una merma de rinde del 25 % y en Canadá la estimación de producción ha disminuido de 12,5M a 11M de toneladas, predicción que impactaría en una importante disminución de las exportaciones canadienses a China, de 3,4M de la campaña pasada a 2,5M en la próxima.

Al déficit de volumen hay que sumar los posibles problemas de calidad de cebada maltera originados por los problemas climáticos. Por otra parte, en Alemania y Ucrania fuertes tormentas ocurridas en las últimas semanas ponen la alerta no tanto en el volumen de producción sino en la calidad de la cebada obtenida.

Aumento en la producción de cebada

Los fenómenos descritos han alterado la tranquilidad de los mercados que estaban a la espera de la nueva cosecha del hemisferio norte. Los buenos volúmenes de producción registrados en los últimos años y la buena proyección para la próxima campaña se conjugan con un aumento de consumo de la misma, reflejado en un aumento del volumen comercializado globalmente e influenciado por el consumo de cebada forrajera y la recuperación del consumo de cerveza.

Corroborando lo anterior, en su último reporte el USDA ha bajado la estimación de producción mundial (de 157M a 153MLN de toneladas), aumentado el volumen comercializado (de 33M a 34M de ton) y disminuido el stock final de la campaña 2021/22 (de 20M a 19MLN toneladas), confirmando el descenso observado desde hace 5 años.

A nivel global los precios de la cebada han caído levemente, pero la situación descrita anteriormente ha mitigado el efecto del comienzo de la cosecha. Mientras tanto, el sector industrial espera el avance de la cosecha a la espera de los datos de volúmenes y calidades.

Hay que tener en cuenta que un importante aumento de los costos logísticos ha complicado al mercado mundial, afectando negocios donde los mismos tienen marcada incidencia. La cosecha de cebada invernal ha comenzado en Europa, con retraso respecto a años anteriores, pero con muy buenos resultados. Lo mismo se espera de las cebadas primaverales.

Francia espera que su producción de cebada tenga un crecimiento en volumen de alrededor del 8 % respecto al año anterior, impulsado por una mayor superficie de invernales y buenos rendimientos de ambas categorías.

Cosecha de cebada

Ucrania lleva cosechado el 30 % del área de cebada, con rindes superiores a las 4 t/ha, lo que anticipa una cosecha récord de 11,5M de toneladas. Resta esperar la afectación que pueda provocar en la calidad de las tormentas ya mencionadas, que afectaron el sur de este país.

En Rusia los cultivos se encuentran en buenas condiciones, pero las estimaciones de producción prevén una reducción de alrededor de 500 mil toneladas para el mayor productor mundial de cebada.

En Australia, la reducción del área de siembra de cebada tendrá un impacto en la disminución de producción, estimándose la misma en 10,5M de toneladas.

Con este escenario mundial, que parece bueno para nuestros productores, en Argentina nos encaminamos hacia una nueva campaña que si nos acompaña con el clima puede ser muy exitosa.