Santa Cruz, una de las provincias sin muertos por el Covid-19, registra un total de 51 casos positivos a coronavirus.


El virus llegó a la Argentina cuando ya habían pasado más de dos meses de que se lo detectara en China, luego de pasar por Europa y los Estados Unidos. Desde el 20 de marzo, el país ingresó con todas las medidas en pleno confinamiento y este sábado se cumplen 100 días desde el anuncio presidencial del aislamiento obligatorio.

Pasaron cien días y Santa Cruz pasó a ser una de las provincias sin muertos por el Covid-19, registra un total de 51 casos positivos a coronavirus, de los cuales todos negativizaron al virus. Hasta el momento, el número de casos descartados es de 1801 en todo el territorio santacruceño.

Seis localidades registraron casos positivos a COVID-19: 34 El Calafate (34 altas definitivas), 7 Río Gallegos (7 altas definitivas), 6 Caleta Olivia (6 altas definitivas), 2 Puerto San Julián (2 alta definitiva), 1 Pico Truncado (1 alta definitiva), 1 Puerto Santa Cruz (1 alta definitiva).

Y a cien días del aislamiento social preventivo y obligatorio, especialistas en salud mental aseguraron que en Caleta Olivia al menos siete de cada diez personas “empeoraron su estado de ánimo y su ansiedad en relación a los primeros veinte días de cuarentena”.

Según detallaron también quedó demostrado durante ese tiempo que “el hecho de convivir con hijos no empeoró mucho más las ya pesadas situaciones de estados de ánimo y ansiedad previas, pero sí incidió positivamente -en cambio- en los sentimientos de soledad”.

Con relación a las relaciones de pareja aseveraron que se “registraron más casos de violencia y empeoró la sensación de intimidad, las discusiones y las demostraciones de afecto”.

“Durante la cuarentena aumentaron todos los indicadores negativos de comunicación familiar”, y la mayoría de las personas consultadas aseguraron que “la falta de clases, las salidas a caminatas, paseos costeros, plazas o actividades deportivas o recreativas influyeron notablemente en los estados de ánimo”.

Quienes también sufrieron las consecuencias en lo económico, fue el sector comercial de la ciudad, sumado a la producción hidrocarburiferia por la paralización de equipos petroleros principalmente en la zona norte de Santa Cruz.

En la ciudad, el comercio sufrió un “derrumbe” y más de 2 mil comercios no desarrollaron actividades durante al menos 40 días y posteriormente, alrededor de mil comercios comenzaron a tener productividad en forma on line y y posteriormente pudieron abrir sus puertas.

El decreto municipal que permitió la apertura de parte del sector abarcó a un 82 por ciento del sector comercial en toda la ciudad.

El decreto alcanzó además a oficinas y establecimientos de gestión administrativa; inmobiliarias; administración de colegios privados o institutos; agencias en general; actividades profesionales de contadores; escribanos; arquitectos y abogados con atención al público en general.

Sin embargo se estima que poco más de un centenar de locales comerciales optaron por el cierre definitivo al no afrontar gastos de alquiler y salarios de empleados.

Por este motivo, desde la Federación Económica de la provincia se solicitó medidas al Gobierno Provincial, para paliar la crisis que se profundizará como consecuencia de la pandemia en la actividad comercial y empresarial.

En este sentido, avanzó en que se impulsará una nueva Ley de Emergencia Comercial que pueda auxiliar al sector para sobrellevar las secuelas y derivaciones que provocará esta crisis mundial provocada por el COVID-19.

Asimismo, se solicitó la conformación de un comité de emergencia, para qué junto a las autoridades provinciales, consensuar medidas y herramientas para apuntalar a los comercios y pymes.

La Federación, al igual que la CAME pidió congelar los alquileres comerciales a enero 2020; eximir por 60 días del pago de luz, gas y agua a las empresas afectadas; eximir las penalidades establecidas por el BCRA de la reglamentación para cuenta corriente bancaria; instruir a todas las empresas y reparticiones estatales el pago inmediato de facturas vencidas; solicitar a los gobiernos provinciales y municipales el apoyo a estas medidas y prorrogar estas medidas mientras la pandemia se extienda.

Salidas

Tras los primeros 70 días de aislamiento, la situación comenzó a modificarse al pasar al distanciamiento social, concluyendo así la cuarentena implementada el 20 de marzo.

De este modo, en Caleta Olivia (el 6 de mayo) como en otras localidades santacruceñas, los habitantes pudieron salir a caminar una hora por día teniendo en cuenta las siguientes recomendaciones: El Municipio habilitó la posibilidad de realizar salidas con fines de esparcimiento de no más de 1 hora, en el marco de la medida de aislamiento social, preventivo y obligatorio.

La habilitación de espacios recreativos se aplicó solo para realizar caminatas. No se pudieron utilizar bicicletas, correr o efectuar actividad física.

Los circuitos dispuestos fueron cuatro y permitieron recorrer distintos puntos naturales de la localidad, cumpliendo con las recomendaciones de higiene y prevención.

Y como en todo el país, en Santa Cruz no fue la excepción sin el dictado de clases y actualmente está prohibido la apertura del cine y los espectáculos deportivos. En este caso, aseguraron que la apertura significará la marcha atrás para el municipio.

Hasta este viernes 27 de mayo, previo a los cien días de cuarentena la provincia de Santa Cruz continúa en la fase de contención de la pandemía y sin registrar transmisión comunitaria.

Los casos: 14 son importados y 36 por contacto estrecho con casos COVID-19 positivo. Un caso en estudio.

La edad promedio de los casos es de 42 años, con mayor proporción de hombres 31, que de mujeres 20 En la provincia hay un total de 51 altas definitivas, tasa de alta 100%. La cantidad de test realizados alcanza a las 1852 personas.




Comentarios