El llamado llegó a uno de los celulares de la pareja, avisando de haber ganado 100 mil pesos y un televisor 50 pulgadas que debían retirar en las sucursales locales de La Anónima o Garbarino, informó Señal Calafate.

La maniobra lleva a que la persona engañada vaya al cajero y comience a realizar operaciones que le son indicadas por los estafadores.

Estafas telefónicas.

Uno de los pasos es el pedido de información del titular y de la cuenta bancaria, la que después es utilizada para que los estafadores obtengan un préstamo a nombre de la víctima.

Un tercer paso es la mentira que el banco no está aceptando el depósito del premio, por lo que es necesario informar sobre la cuenta de un familiar.

El hecho fue denunciado penalmente y ahora el matrimonio busca abogados que puedan atender el caso, se indicó.

Por esto es que se advierte a la comunidad no caer en estas trampas. “Pensamos que nos estaba pasando algo bueno, que nunca nos había pasado”, comentó una de las víctimas.

La estafa quedó consumada en 200 mil pesos, se mencionó finalmente.