Personal de la Dirección de Ambiente, Consejo Agrario y Voluntarios se dirigieron a la ruta Nº 41 para comenzar con el plan de forestación, el mismo consiste en extraer plantas nativas que se encuentran sobre la banquina corriendo riesgo de ser arrastradas por la circulación vehicular.

Las mismas serán trasladadas a espacios públicos del pueblo con el objetivo de embellecer espacios verdes, generando concientización con el ambiente que nos rodea. Uno de los objetivos más importantes de los espacios verdes nativos es acercar el bosque y sus habitantes al centro del pueblo, para valorizar las especies nativas y aprender de ellas.

Respetando además, el entorno natural que habitamos, embelleciendo el pueblo y generando paseos accesibles para todos los que compartimos este lugar.

También se traerán ejemplares pequeños de especies nativas, para los vecinos del pueblo para ser entregados el 12 de octubre incentivando de esta manera la plantación de nativas en los jardines privados y veredas del ejido urbano.

Personal del Invernadero y Personal Municipal  colaboraron en ésta tarea junto a Marta Norambuena que nos brindo la comida.