Una manifestación convocada por el colectivo Ni Una Menos (NUM) se desarrolló este miércoles frente al Palacio de Tribunales en memoria de Úrsula Bahillo, la joven de 18 años asesinada a puñaladas en la ciudad bonaerense de Rojas por su exnovio.

“Por Úrsula y por todes”, “¡Basta de justicia patriarcal!” y “¡Basta de represión policial!”, sostuvo el llamado, difundido a través de redes sociales. Si bien el punto central de la convocatoria fue frente a los tribunales de la calle Talcahuano al 500, la movilización se replicó en tribunales de distintos puntos del país.

En ese marco, El Colectivo de Mujeres y Disidencias Autoconvocadas propuso hoy declarar la “emergencia nacional por violencia contra las mujeres y disidencias por razones de género” y que haya “una coordinación efectiva y real entre el Poder Judicial, las fuerzas de seguridad y los municipios”.

A través de una carta dirigida al presidente Alberto Fernández, firmada entre otros por Estela de Carlotto, Nora Cortiñas, Rita Segato y Claudia Piñeiro, pidieron además una “capacitación sistemática en la temática para todxs las y los operadores que intervengan en la atención de los casos”.

Además solicitaron la puesta en funcionamiento de “un sistema de alerta temprana donde se reúnan todas las denuncias hechas tanto en comisarías como en sedes judiciales, para que se les dé un seguimiento eficaz y se monitoreen las respuestas estatales”.

Marcha Ni Una Menos en el Palacio de Tribunales, en la Ciudad de Buenos Aires.Clarin

De la movilización participó la madre de Úrsula, con una bandera exigiendo justicia por su hija, que fue asesinada el 9 de febrero por su exnovio, un integrante de la policía bonaerense.

Además de la madre de Úrsula, formaron parte de la manifestación familiares y amigos de numerosas víctimas de femicidios con carteles recordándolas y exigiendo justicia.

Mujeres que llegaban solas o con sus amigas y parejas desde distintos puntos del Área Metropolitana de Buenos Aires se mezclaban en la Plaza Lavalle con militantes de distintas organizaciones sociales, sindicales, políticas y feministas.

“Uno de cada cinco femicidios en nuestro país son cometidos por miembros de las fuerzas de seguridad”, sostuvo el movimiento feminista Ni Una Menos.

“La burocracia del Estado y la Justicia no toma en serio el riesgo denunciado una y otra vez a la hora de evaluar la peligrosidad del agresor si ya ha tenido otros episodios de violencia”, indicó en la convocatoria.

Marcha Ni Una Menos en el Palacio de Tribunales, en la Ciudad de Buenos Aires.Clarin

“Hoy nos invade el dolor y la rabia. Estamos con les amigues y familiares de Úrsula, con el pueblo de Rojas que toma la calle. En el país entero surge la necesidad de convocarse, de denunciar”, sostuvo. Asimismo, destacó que, “en el caso de Úrsula, le dieron vía libre institucional al femicida” y afirmó “la justicia es responsable”.

El colectivo “Ni Una Menos” difundió un comunicado en el que sostuvo que “Úrsula tenía 18 años, estuvo de novia con Matías Martínez, policía bonaerense, con antecedentes; un violento que la golpeó y la amenazó de muerte hasta que la mató. Úrsula y su mamá lo habían denunciado y él estaba con ‘carpeta psiquiátrica’ por las reiteradas denuncias en su contra por violencia de género”.

Úrsula tenía miedo de que la maten y la mataron. Pidió ayuda, hizo denuncias; sus posteos en las redes y su voz desesperada a las amigas hablan en un lenguaje que es de la calle, de las movilizaciones, de la constatación cotidiana de que la rabia no alcanza, de que es necesario organizarla para cambiarlo todo. Pero todo, de cuajo; porque su historia no es extraordinaria, es dolorosamente común”, agregaron.

Marcha Ni Una Menos en el Palacio de Tribunales, en la Ciudad de Buenos Aires.Clarin

Úrsula había denunciado en 18 ocasiones a su exnovio, un policía de la provincia de Buenos Aires. La última vez fue tres días antes de ser asesinada. En esa oportunidad, dijo que Matías Ezequiel Martínez la había amenazado de muerte cuando caminaba por Rojas, por lo que necesitaba un botón antipánico.

Con información de Télam.