Un grupo de manteros se manifestó este miércoles a la mañana en el barrio porteño de Flores por segundo día consecutivo. Protestaron contra los operativos policiales para prohibir que se instalen en la calle, en la zona de Avenida Avellaneda.

La movilización comenzó a las 10 y duró tres horas. Se ubicaron sobre las vías del tren, a la altura de Nazca y Yerbal, por lo que el ferrocarril Sarmiento circuló con servicio reducido. Luego, se movilizaron hacia Nazca y Avellaneda.

El conflicto comenzó la semana pasada, cuando la Policía de la Ciudad y agentes de la Agencia Gubernamental de Control (AGC) evitó la instalación de vendedores ambulantes en esa zona. Además, el Gobierno porteño ordenó “reforzar la presencia de efectivos con personal de calle, agentes de prevención y personal de la AGC”.

Bajo la consigna “queremos trabajar”, los vendedores avisaron que seguirán con la protesta. Este jueves mantuvieron una reunión con las autoridades del ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat de la Ciudad para intentar solucionar al conflicto, pero no llegaron a un acuerdo.

Debido a la cantidad de vendedores ambulantes y de personas para realizar compras navideñas, se dispuso el operativo de la semana pasada para intensificar el control en las calles Avellaneda, Bogotá, Cuenca, Argerich y Aranguren.