La pandemia por el coronavirus trajo complicaciones en muchos sectores sin lugar a dudas, pero en uno en donde impactó con mucha fuerza fue en el de salud. Este sector que está conformado por empresas de medicina prepaga como así también por las obras sociales de los sindicatos, desde hace varios meses vienen solicitando al Gobierno Nacional una serie de medidas a los fines de sobrellevar de una manera más óptima la grave situación que padecen.

Si se analiza cómo es la situación en términos financieros que tiene en los últimos meses el sector de salud, no es positiva, más bien tiene muchas complicaciones. Tanto prepagas, obras sociales como así también los prestadores, coinciden que los primeros días de febrero van a ser los más difíciles, toda vez que deben abonar salarios de miles de trabajadores, con el inconveniente que ya no estará vigente el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) ni lograron tener algún tipo de exención impositiva. De ese modo, entienden que el sistema de salud en general está prácticamente al borde de tener una crisis más que importante.

La negativa al aumento del 7% de febrero puede desencadenar en un quiebre en el sistema de salud.

En las últimas semanas, luego de varias reuniones del Poder Ejecutivo Nacional (de la mano del Ministerio de Salud y de Trabajo como así también mediante la Superintendencia de Servicios de Salud) con representantes de la Unión de Salud privada (UAS) y de la Federación Argentina de Prestadores de Salud (FAPS), todas las partes se comprometieron en comenzar a trabajar en cuestiones puntuales y específicas a los fines de dar soluciones concretas a la situación que están atravesando.

Si bien las reuniones fueron en buenos términos, una de las cosas que hizo escalar la tensión fue cuando desde Presidencia de la Nación se dejó sin efecto una resolución mediante la cual se habilitaba de manera directa a las empresas prepagas de salud a poder realizar aumentos a los usuarios en torno al 7%. Sin dudas que era eso importante para las empresas, luego de que durante varios meses no pudieron hacer subas pero sus gastos se incrementaron por la pandemia del Covid 19.

Por todas estas cuestiones, es que en la actualidad, quienes desean contar con un servicio con estas características, son muchas las cosas que deben tener en cuenta para así poder elegir el plan de medicina prepaga más conveniente. El precio y qué respuestas/coberturas se pueden tener, van a ser los dos factores más importantes y relevantes a la hora de tomar la decisión de contratar. Esto es debido a que las empresas y las obras sociales afirman que hay un desfase que es del 54% en cuanto a costos que tienen en relación a sus ingresos, se estima que más allá de la ayuda que puedan recibir por parte del Estado, haya importantes aumentos en los próximos meses.

Aproximadamente desde el año 2002 es que el sistema de salud en general no tiene una posición favorable en los puntos económicos y financieros. Por esa razón es que tanto empresarios, funcionarios del gobierno y sindicalistas entienden que se debe realizar una importante reforma para que pueda así mejorar definitivamente la prestación de salud a la población en general.