Este martes la Ciudad de Buenos Aires registró 3345 casos de coronavirus, el segundo distrito con más casos detrás de la provincia de Buenos Aires. Ante esta situación, el Gobierno porteño fijó un esquema de “sistema de anillos” para organizar la “atención, derivación y traslado” de pacientes con coronavirus a partir de la división en grupos de una veintena de hospitales públicos para concentrar en cuatro de ellos “la mayor cantidad de personas” con la enfermedad ante el recrudecimiento de casos en la Ciudad de Buenos Aires.

//Mirá también: Fernán Quirós admitió que hubo un “pequeño descenso” de casos de COVID en la Ciudad

“El Ministerio de Salud de la Ciudad diseñó una estrategia en red para organizar la atención, la derivación y el traslado de los pacientes con Covid. Con ese fin, los hospitales públicos fueron divididos en tres grupos, a modo de semáforo: rojo, amarillo y verde”, indicaron a través de un comunicado.

En ese marco, indicaron que el primer grupo, el rojo, está conformado por los hospitales centrales Argerich, Fernández, Santojanni y Muñiz, los que recibirán “la mayor cantidad de personas con coronavirus positivo”.

El segundo grupo, identificados con el color amarillo, está integrado por los hospitales Álvarez, Durand, María Ferrer, Pirovano, Ramos Mejía y Tornú; y el tercero por los centros asistenciales Grierson, Penna, Piñero, Rivadavia, Sardá, Udaondo, Vélez Sarsfield y Zubizarreta.

“Se trata de un sistema dinámico que se va reorganizando en base a un monitoreo constante de la ocupación por parte del Ministerio de Salud de la Ciudad. Entre los criterios que se toman en cuenta se destacan la ocupación de camas, la curva de casos y el avance del virus en el territorio”, detallaron.

Las autoridades sanitarias señalaron como “claves del sistema” la “derivación por anillos” en la que “los hospitales del anillo verde derivan pacientes críticos a los de mayor complejidad, es decir a efectores del anillo amarillo y rojo. De igual manera, los amarillos lo hacen al anillo rojo”.

//Mirá también: La vacuna rusa que se fabricará en Argentina se llamará Sputnik V.I.D.A.

La “derivación por derrame” en la que “en el caso que los hospitales del anillo rojo tengan en sus áreas críticas una alta ocupación, derivarán pacientes a los hospitales del anillo amarillo y luego al verde, si fuese necesario”.

Esta mañana, en una conferencia de prensa en la sede del Ejecutivo porteño, el ministro de Salud local, Fernán Quirós, informó que la ocupación de camas de terapia intensiva alcanzó un 68% en los hospitales porteños; mientras que en el sector público ronda el 95%.

Con información de Télam.