La policía detuvo el lunes al motochorro que le arrebató la cartera a una psicóloga en Ramos Mejía, quien murió por los golpes que sufrió durante el robo. Alejandro Miguel Ochoa, de 55 años, tiene dos condenas anteriores por robos a mujeres, pero había salido de la cárcel en octubre de 2020, beneficiado por las liberaciones en contexto de pandemia.

Ochoa fue detenido por la tarde en un allanamiento en Hortiguera y Lamadrid, en Castelar, partido de Morón. Tenía en su casa la moto que usó para asaltar y asesinar a María Rosa Daglio, de 56 años, indicó Clarín.

Según publicó Télam, al momento de ser capturado el delincuente confesó el robo seguido del crimen.

Daglio fue asaltada el viernes por la tarde cuando estaba en una vereda de calle Belgrano al 300, en Ramos Mejía. Con el arrebato del delincuente, la mujer —que tenía cuatro hijos y dos nietos— cayó al piso y golpeó su cabeza. Poco después se supo que el golpe le provocó una hemorragia interna que terminó con su muerte.

Gracias al relevamiento de las cámaras de seguridad se identificó a un hombre que llevaba ropa negra y zapatillas amarillas, y un casco blanco. La moto era tipo Gilera YL- 200 gris sin patente. Circulaba por la vereda y a contramano. Un llamado al 911 colaboró con la identificación del asaltante.

Poco después se supo, por averiguaciones entre los vecinos, que la moto y el casco usados en el asalto a la psicóloga, habían sido puestos en venta.

Reincidente, condenado y libre

Lo que se agrega de la investigación es que el detenido es “reincidente”, porque estuvo preso por otras causas y liberado en época de cuarentena de COVID-19 el año pasado.

Ochoa fue liberado desde la cárcel de Batán, cercana a Mar del Plata, y se le atribuyen al menos ocho robos con la misma modalidad a mujeres y dos condenas.

Alejandro Miguel Ochoa, el motochorro de Ramos MejíaClarín

En 2017 había sido condenado a ocho años y medio de prisión, por dos asaltos a dos mujeres también a bordo de una moto.

En otro hecho, una de sus víctimas sufrió gravísimas heridas por quedar atrapada en la cadena de la moto, que la arrastró. Entonces Ochoa fue detenido al no poder huir.

La moto usada en el crimen del motochorro de Ramos MejíaClarín

Luego fue condenado por robo en el primer caso y robo agravado por lesiones graves, en el segundo.

Pero anteriormente ya había sido condenado por otros seis hechos similares: todos ataques contra mujeres y en tres de ellos, las víctimas fueron arrojadas al suelo.

El ataque a Daglio

El lunes se supo que los resultados preliminares de la autopsia al cuerpo de María Rosa Daglio arrojaron que la causa de muerte fue una “hemorragia interna” como consecuencia de los golpes que sufrió durante el asalto.

El asalto a Daglio ocurrió en la calle Belgrano al 300 de Ramos Mejía, y quedó registrado por una cámara de seguridad que captó el momento en el que la mujer es derribada y arrastrada unos metros por la vereda por el ladrón, que usaba casco e iba en moto.

Alertado del hecho, personal de la comisaría 2da. de Ramos Mejía arribó al lugar donde constató que una transeúnte ocasional le estaba haciendo maniobras de RCP a la víctima.

Rápidamente, Daglio fue trasladada al Hospital Haedo, donde los policías se entrevistaron con la menor de sus hijas, de 18 años.

El fiscal Federico Medone, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) especializada en Homicidios del Departamento Judicial de La Matanza, quedó a cargo de la causa, la cual quedó caratulada como “homicidio en ocasión de robo”.

Con información de Télam.