Ante la inminente llegada de nuevas variantes de coronavirus a la Argentina y tras la falta de segundas dosis de la vacuna rusa Sputnik V, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires se encuentra estudiando la combinación de vacunas entre diferentes laboratorios para poder avanzar con el Plan de Vacunación.

// Mirá también: Comienza la producción del segundo componente de Sputnik V en Argentina

Este martes, el ministro de Salud de la Ciudad, Fernán Quirós, indicó que en tres semanas esperan tener los resultados del estudio de combinación de vacunas.

Fernán Quirós.

Durante una conferencia de prensa que se llevó a cabo, el funcionario porteño detalló que la Ciudad puso en marcha el estudio para probar la seguridad y eficacia de aplicar una segunda dosis de las vacunas Sinopharm o AstraZeneca a las personas que recibieron una primera dosis de Sputnik V.

“La necesidad de tener alternativas para mantener los esquemas de vacunación es lo que nos lleva a hacer este estudio”, explicó Quirós.

Hasta el momento más de 5.000 personas mostraron su interés por participar del estudio. “Seleccionamos al azar un grupo, y al azar les corresponde una de tres alternativas: recibir la segunda dosis de Sputnik, o recibir como segunda dosis una dosis de AstraZeneca o Sinopharm”.

Una vez que se aplican la segundas dosis a los participantes voluntarios del estudio, “se los evalúa, sobre todo qué reacciones adversas tienen el primero y el segundo día”, puntualizó el funcionario porteño.

Científicos y el Gobierno analizan la posibilidad de combinar vacunas debido a la falta de segundas dosis de la vacuna Sputnik VIgnacio Blanco | Los Andes

// Mirá también: Combinación de vacunas: miles de voluntarios se ofrecieron para recibir la segunda dosis en la Ciudad

“Las reacciones comunes son dolor en el sitio local de la punción, dolor de cabeza o de cuerpo, cansancio o fiebre. El propósito es conocer si algunas de esas combinaciones (de vacunas) tiene algunos efectos un poco mayores o no”, detalló Quirós.

En relación con esto, el ministro de Salud sostuvo que se acompaña a los voluntarios “durante dos o tres semanas en el seguimiento clínico, y a los 14 días y a los 21 días se evalúa el grado de inmunidad que se ha despertado”.