Horacio Rodríguez Larreta había puesto el freno de mano y acudió a la Justicia para evitar la suspensión de clases en la Ciudad. Sin embargo, ahora sí acató el nuevo confinamiento estricto de nueve días dictado por el Gobierno Nacional. El motivo: el aumento de casos de coronavirus. Eso sí: la administración porteña quiere más vacunas para paliar la pandemia.

//Mirá también: Cuarentenas estrictas y cortas, el plan del Gobierno para pasar el invierno

Según informó Clarín, un funcionario de la Ciudad de Buenos Aires explicó por qué se aceptó el Decreto de Necesidad y Urgencia que está en vigencia desde el sábado hasta el 31 de mayo a las 6 de la mañana.

Había que restringir, no quedaba otra. Los casos están muy altos y éste era un momento para poner el freno. Con los feriados dentro de todo no le pegás tan fuerte a todo el sistema y a la economía”, indicaron.

Horacio Rodríguez Larreta acató el decreto de Alberto Fernández. (Télam / Archivo)Télam

El acatamiento de la norma no generaría, según este funcionario, una pérdida económica en la gestión de Rodríguez Larreta. De todos modos, sí se generó alguna polémica en relación a la suspensión de las clases durante los tres días hábiles de esta semana -ni siquiera habrá virtualidad- y con los afiches de concientización que se ven en las calles porteñas para denunciar a quienes incumplen la ley.

“Técnicamente está bien, pero políticamente no se entiende”, dijo la misma persona que fue consultada por el medio gráfico acerca de la ausencia de los chicos en las aulas o en las computadoras.

El objetivo es claro: bajar los casos de Covid-19 -se produjo una meseta apenas por debajo de los 3.000 diarios- y liberar las camas de terapia intensiva antes de invierno. En ese sentido, el jefe de Gobierno busca recuperar su buena imagen al consensuar más. Es que, en ese sentido, se vio perjudicado en el último tiempo, según indican las encuestas.

“En este momento de angustia para los argentinos es muy importante tomar medidas coordinadas con el Gobierno nacional y todas las provincias”, dijo Rodríguez Larreta al momento en el que anunció las nuevas medidas.

Desde la mesa chica de la gobernación porteña, suma Clarín, están de acuerdo con esa mirada. La confrontación con Alberto Fernández y Axel Kicillof cansó a muchos en la Ciudad. “La gente está harta de vernos pelear. La pelea por la pelea misma no tiene sentido”, dijeron. Y sumaron sobre la imagen de Larreta: “Cuando se polariza, baja”.

La vuelta a las aulas

La presencia de los chicos en las escuelas es un tema que preocupa a muchos padres. Por eso, muchos se preguntan qué pasará cuando termine el actual DNU. En ese sentido, los casos -si todo sale bien- podrían disminuir un poco. En tanto para liberar las camas UTI habría que esperar un poco más.

//Mirá también: Coronavirus en Argentina: 375 personas murieron y 24.801 se contagiaron

Aulas vacías en la Ciudad. Raimundo Viñuelas | 17

Nuestra idea es abrir. Salvo que los contagios se disparen, vamos a volver a la etapa anterior”, explicaron desde el Gobierno porteño. Además, explicaron que, en caso de que no se produzca el mejor escenario, quizás tomen la decisión de adelantar las vacaciones de invierno.

Quieren más vacunas

Carla Vizzotti, ministra de Salud de la Nación, aseguró que es factible que durante el invierno se repitan estos cierres estrictos y cortos. El actual acatamiento de la Ciudad va acompañado del pedido de más vacunas. “El objetivo es no cerrar, pero puede pasar. Si se confirma la llegada de las cuatro millones (de AstraZeneca) y el resto de las anunciadas, tenés menos posibilidades de que haya tantos cierres fuertes”, sumó un funcionario en diálogo con Clarín.

La ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti.Presidencia

Diego Santilli ya había dicho días atrás que “necesitamos más vacunas”. Hay 350.000 dosis de inmunizantes para la Ciudad que serán entregadas cuanto antes. De esta manera, finalizarán con las primeras dosis de la población de riesgo, que son aproximadamente 1.200.000. Luego, comenzarán a aplicar la segunda.