Luego del fallo de la justicia que resolvió la continuidad de las clases presenciales en la Ciudad de Buenos Aires, tras el DNU que dicta lo contrario, padres y madres de alumnos realizaron banderazos frente a la Quinta de Olivos y en la Avenida Panamericana para reclamar por la presencialidad de la educación en la provincia de Buenos Aires.

// Mirá también: Martín Soria le solicitó a la Corte que intervenga ante el conflicto entre Nación y Ciudad por las clases

Al reclamo también se sumaron trabajadores de micros escolares, un sector muy afectado por la medida impuesta por el presidente Alberto Fernández.

Se trata del tercer reclamo en cuatro días, mientras la gran mayoría de las instituciones de la Ciudad de Buenos Aires está dando clases tras el fallo judicial que las habilitó. En el Área Metropolitana de Buenos Aires, decenas de “abrazos” simbólicos se llevan adelante fuera de las escuelas en la Provincia.

Por su parte, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, anunció que habrán sanciones para las instrucciones que reabran sus puertas para dictar clases presenciales en los municipios bonaerenses.

Una de las instituciones en las que se lleva adelante uno de los reclamos es el Colegio Esseri, ubicado en la localidad bonaerense de City Bell, partido de La Plata, que había anunciado que se declaraba “en rebeldía” contra el DNU publicado por el Presidente. Si bien se adhirieron a las clases virtuales, antes del inicio de la jornada, padres se reunieron en la puerta de la institución a modo de protesta.

// Mirá también: Vilma Ibarra calificó de “gravedad institucional” el fallo de la Justicia que avala las clases presenciales en la Ciudad

Por otro lado, en Bella Vista, una escuela privada de la localidad, ubicada al noroeste de la Provincia de Buenos Aires, realizó un masivo “abrazo” simbólico a la entidad, que tampoco pudo abrir sus puertas debido a las nuevas disposiciones impuestas por el Gobierno nacional a través de su DNU.

Además de los reclamos frente a la Quinta de Olivos, la Autopista Panamericana, a la altura de Pilar, fue sede de otra masiva marcha. Cientos de personas se apostaron para protestar contra las nuevas restricciones implementadas el Ejecutivo.

Este Gobierno ya no sabe qué hacer. Nos quiere muertos, porque no nos dan vacunas, y brutos, por eso cierran todo. Tengo chicos en secundaria y es terrible la angustia que están viviendo”, expresó una de las manifestantes en diálogo con TN.

Por su parte, una madre de alumnos en edad escolar añadió: “Es tremendo que nos estén quitando el futuro del país. Reclamamos por todos, por los privados y los públicos”.