Mientras el resto del Área Metropolitana de Buenos Aires se acopla a la medida dispuesta por Alberto Fernández y comienza desde este lunes un período de dos semanas sin clases presenciales, la Ciudad continúa con el cronograma como hasta ahora, y los estudiantes acuden a los colegios como las semanas anteriores.

//Mirá también: Horacio Rodríguez Larreta ratificó que este lunes “hay clases presenciales” en la Ciudad

La decisión “rebelde” de la Ciudad está avalada por el fallo que se conoció el domingo, en el que la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo, Tributario y de Relaciones de Consumo de la Ciudad de Buenos Aires se pronunció a favor de una presentación hecha por organizaciones de docentes contra el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) del Gobierno nacional.

Este lunes, la expectativa está puesta en el nivel de concurrencia que efectivamente habrá en los colegios, ya que, paralelamente, los gremios UTE-Ctera y Sadop convocaron a un paro docente.

Estudiantes ingresan a la escuela ORT del barrio porteño de Núñez, luego de que la Ciudad ratificara las clases presenciales. (Federico López Claro)

Las medidas que rigen en CABA

  • Más frecuencias de colectivos: desde el comienzo de las clases presenciales, la flora de colectivos de la Ciudad aumentó un 20% en horas pico.
  • Protocolos: los alumnos, acompañantes y docentes tienen prioridad en el transporte público. las ventanillas deben permanecer abiertas durante todo el viaje y deben viajar todos sentados y solo 10 personas paradas.
  • Prioridad: se colocaron carteles en las paradas de colectivos para concientizar sobre la prioridad de estudiantes y docentes.
  • Controles: los Agentes de Tránsito reforzaron sus controles en todos los Centros de Trasbordo de la Ciudad, corredores de Metrobus y principales paradas de transporte público para solicitar permisos de circulación y garantizar el uso de tapabocas, el distanciamiento social y el aforo correspondiente.
  • Escalonamiento de ingresos: los estudiantes de secundario ingresan 7.30 a 8.30 y los de primaria de 8.30 a 9.30. Así se evitan la concentración de viajes en hora pico y la congestión en el transporte.
  • Micros escolares: se adecuaron más de 700 micros escolares para llevar a los chicos a la escuela. Los conductores están separados de los chicos por un plástico divisorio, cuentan con material de limpieza y desinfección necesarios para asear la unidad luego de cada viaje y deben mantener las ventanillas abiertas durante todo el viaje para que circule el aire.
  • Sube y baja: es el programa con voluntarios que ayudan en los accesos en auto a las escuelas. Se brindaron pautas para adaptar el programa a las circunstancias actuales: higienizado de manos en forma regular entre auto y auto; respeto de la distancia con el chico, entre otras.
  • Cortes de calles en entornos escolares: para evitar aglomeraciones de padres, madres y alumnos en la puerta de las escuelas se realizan cortes de calles en escuelas con alta matrícula.

La reacción de Alberto

Tras la decisión de la Justicia, el Presidente calificó el dictamen de “estrago jurídico” porque la cuestión es de competencia de la Justicia federal.

//Mirá también: Vuelta a clases presenciales: sindicatos docentes llaman a parar este lunes

“Lo que hicieron es un estrago jurídico. Están tomando medidas que son del exclusivo resorte de la Justicia Federal. No estamos dictando medidas de política educativa. Son medidas de política sanitaria en una pandemia. Por eso la Ciudad fue directo a la Corte Suprema de Justicia de la Nación”, afirmó el Presidente el domingo en declaraciones a El Destape.

Con información de Télam.