Después de anunciada la decisión de continuar con clases presenciales en la ciudad de Buenos Aires, los gremios docentes de nucleados en Ctera y la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) comunicaron que pararían este lunes. Sin embargo, el gobierno porteño minimizó la reacción.

//Mirá también: A pesar del DNU y del paro docente, hay clases presenciales en la Ciudad

No estamos para pelearnos con dos sindicatos. En la Ciudad hay 17″, dijo la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, el domingo a la noche a TN.

La decisión de la Ciudad estuvo avalada por un fallo de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo, Tributario y de Relaciones de Consumo, que habilitó las clases presenciales en el distrito, en contra del DNU nacional que las suspendía por dos semanas.

A clases en Caba. (Federico López Claro)

Hay una enorme cantidad de docentes que saben y defienden la presencialidad con los cuidados y el trabajo del día a día”, agregó Acuña, marcando la diferencia con las dos fuerzas que no asistirán a las aulas este lunes.

“Obviamente esto es un desafío de organización para las familias. Lo comprendo como mamá antes que como ministra. Cada escuela va a poder organizar su esquema. Algunas ya comunicaron que mañana lo siguen virtual, pero el martes vuelven a presencial. Cada escuela se está comunicando con su comunidad”, detalló Acuña.

Y agregó: “Entendemos a las familias que ya no pueden para mañana rearmar el esquema, pero la escuela va a estar abierta y está garantizada para todos los que van a ir”.

Los chicos están enormemente angustiados”, observó la ministra, y sumó: “Estas situaciones los ponen en riesgo de no poder seguir estudiando. Y la verdad que los datos sobre los daños que han sufrido estos chicos no merecen que nos pongamos en peleas cortitas y chiquitas entre los políticos y los adultos. Hay que pensar en los chicos”.

El paro y los gremios

Acuña no se mostró sorprendida con la decisión de Ctera y UTE. “Desde el principio dijeron que no querían volver a la presencialidad”, recordó.

Sin embargo, remarcó que “el resto (de los sindicatos) pide la presencialidad, pero nos manifiestan su preocupación respecto a la vacunación” de los docentes porteños.

Por eso, agregó, la Ciudad espera la llegada de nuevas dosis para continuar vacunando a los docentes. “Hay 16.000 vacunados de los 100.000 que deberían vacunarse en la Ciudad”, indicó.

“Solo hemos recibido partidas para docentes con vacunas chinas (Sinopharm) que no estaban autorizadas para menores de 60 años. Aplicamos el cronograma de prioridades que aplica el gobierno nacional”, sumó Acuña.

//Mirá también: Clases en la Ciudad: Alberto Fernández tildó de “estrago jurídico” al fallo que habilita la presencialidad

Las medidas que rigen en CABA

  • Más frecuencias de colectivos: desde el comienzo de las clases presenciales, la flora de colectivos de la Ciudad aumentó un 20% en horas pico.
  • Protocolos: los alumnos, acompañantes y docentes tienen prioridad en el transporte público. las ventanillas deben permanecer abiertas durante todo el viaje y deben viajar todos sentados y solo 10 personas paradas.
  • Prioridad: se colocaron carteles en las paradas de colectivos para concientizar sobre la prioridad de estudiantes y docentes.
  • Controles: los Agentes de Tránsito reforzaron sus controles en todos los Centros de Trasbordo de la Ciudad, corredores de Metrobus y principales paradas de transporte público para solicitar permisos de circulación y garantizar el uso de tapabocas, el distanciamiento social y el aforo correspondiente.
  • Escalonamiento de ingresos: los estudiantes de secundario ingresan 7.30 a 8.30 y los de primaria de 8.30 a 9.30. Así se evitan la concentración de viajes en hora pico y la congestión en el transporte.
  • Micros escolares: se adecuaron más de 700 micros escolares para llevar a los chicos a la escuela. Los conductores están separados de los chicos por un plástico divisorio, cuentan con material de limpieza y desinfección necesarios para asear la unidad luego de cada viaje y deben mantener las ventanillas abiertas durante todo el viaje para que circule el aire.
  • Sube y baja: es el programa con voluntarios que ayudan en los accesos en auto a las escuelas. Se brindaron pautas para adaptar el programa a las circunstancias actuales: higienizado de manos en forma regular entre auto y auto; respeto de la distancia con el chico, entre otras.
  • Cortes de calles en entornos escolares: para evitar aglomeraciones de padres, madres y alumnos en la puerta de las escuelas se realizan cortes de calles en escuelas con alta matrícula.