"Si ella no gritaba me la mataba", aseguró la mujer y contó qué sucedió cuando enfrentó al agresor en la comisaría.


En la mañana del domingo 13, una nena de siete años fue apuñalada 11 veces durante un robo. El hecho ocurrió en la localidad de Florencio Varela. Un vecino de 21 años entró a la casa para robar y, como la menor lo reconoció, él la atacó a cuchillazos

El ladrón ingresó descalzo a la vivienda, ubicada en la calle 1335 al 1000, por una puerta lateral para no hacer ruido y no alertar a la familia. Morena, la víctima, lo reconoció y recibió 11 puñaladas, por lo que está internada en en el Hospital de Niños de Quilmes.

El delincuente robo lo que pudo, incluida una Tablet que le habían regalado para Reyes. No satisfecho con el botín, redujo, manoseo y apuñalo a la nena. Afortunadamente, Morena pudo gritar y esto hizo que el delincuente saliera corriendo y saltara por una ventana. Una mujer policía, vecina de la víctima, logró efectuar un disparó y el sujeto huyó.

Morena fue trasladada por sus padres al Centro de Salud, presentaba heridas cortantes en su pecho, espalada y en ambos brazos. Un móvil del SAME trasladó a la nena al Hospital Mi Pueblo de Florencio Varela, donde fue intervenida quirúrgicamente. 

El sitio EL RADAR DEL SUR dio a conocer un audio con la primera entrevista a la mamá de Morena. La mujer contaba por medio de audios de WhatsApp lo sucedido, todavía en estado de shock.

“A mi bebita le operaron el bracito porque le cortó todo el músculo que le da movimiento al brazo. Creo que la apuñaló ocho o nueve veces. Le hicieron una cirugía y un drenaje para sacar la sangre que estaba en el pulmón. Tiene tres puñaladas en la espalda, dos en el pecho. Ella se quiso defender y tiene corte en los brazos, en las manos, en la cabeza, cerca del cuello”, contaba la mujer sobre el estado de salud de su hija.

Y agregó: “Le hicieron una transfusión, sufrió un paro cardíaco, pero ya está estable, según dijeron los médicos”.

Además, la mujer contó que estaban esperando para trasladarla y que la nena le pidió a su mamá si podían rezar juntas. “Oramos y ella dijo amén”, contó la mujer entre lágrimas.

Sobre el delincuente que ingresó a su casa, la mujer contó: “Al tipo ya lo agarraron y cuando lo vi el la comisaría le pregunté ‘¿Por qué?’, y se me reía en la cara” .

La mamá de Morena pidió que el hombre que apuñaló a su hija no salga más de la cárcel. “Si ella no gritaba me la mataba”, aseguró.






Comentarios