El caos se apoderó de la Ciudad y la violencia volvió a estar presente frente al Congreso 

sobre la avenida Rivadavia, casi esquina Rodríguez Peña, cuando un grupo de manifestantes se desprendió de las columnas del PTS, PO y del MST, derribó uno de los vallados y comenzó a arrojar piedras y botellazos.

Varios manifestantes quedaron detenidos por los hechos de violencia.  Además hay decenas de heridos, de los cuales al menos 15 son policías.