"Hemos tenido una curva de ascenso lento y una meseta muy prolongada de casos en torno a los 1.200 diarios", explicó.


El ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, afirmó esta mañana que el comportamiento de la curva epidemiológica de casos de coronavirus de la Ciudad de Buenos Aires “es lento”, por lo que dijo que seguramente “el descenso también sea lento”, y anticipó la intención de seguir avanzando en el proceso gradual de reaperturas en el distrito.

En este sentido, adelantó que la Ciudad buscará seguir trabajando en un desandado “paulatino y prudente” de las restricciones, orientando todo el comportamiento ciudadano en el espacio público, y que así lo planteará este viernes el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en la reunión que mantiene desde las 11:30 en la residencia de Olivos con el presidente Alberto Fernández y el gobernador Axel Kicillof.

“Hemos tenido una curva de ascenso lento y una meseta muy prolongada de casos en torno a los 1.200 diarios, con un pico en la primera semana de agosto (1.300 casos), y es evidente que el comportamiento epidemiológico en la Ciudad es lento, por lo que creemos que el descenso también va a ser lento”, explicó Quirós al dar uno de los reportes semanales en una conferencia de prensa en la sede del Gobierno porteño.

En ese sentido, el funcionario explicó que “llegaremos a un nivel de casos que sean bien administrables, de bajo riesgo, y estaremos en ese escenario hasta que llegue la vacuna”, aunque aclaró que “no lo podemos confirmar, porque no depende solo de la biología de la enfermedad, sino además del comportamiento social y humano”.

Quirós sostuvo que la Ciudad trabaja “desde el jueves pasado para tener actualizado los datos” y qu esta semana es “muy parecida a la anterior” en cuanto a la cantidad de diagnósticos diarios de covid-19, al ser consultado sobre las decisiones que podrán tomar en la reunión entre el presidente Alberto Fernández; el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; y el gobernador bonaerense, Axel Kicilof.

El ministro dijo que “es muy importante una normativa clara para el cuidado individual y colectivo” en el espacio público, ya que hoy “existe la posibilidad de comprar alimentos y bebidas en negocios y la gente se queda afuera” consumiéndolos.

Y agregó: “Esta enfermedad es de contagio en lugares cerrados, mal ventilados y donde estamos mucho tiempo, por eso la estrategia es estar en lugares abiertos o lugares muy ventilados, y cuando el lugar no es abierto, estar lo menos posible y que la interacción con personas sea de tiempo corto, con barbijo y a distancia”.

Además, Quirós explicó que la Ciudad venía con un arrastre en la carga de datos de cuatro o cinco días en las PCR de los centros de salud privados y de algunos públicos, y explicó que “es esencial tener el dato el mismo día, para ir a buscar los casos estrechos y no llegar tarde cuando el contacto estrecho ya contagio”.




Comentarios