En El Pueblito, en Valentín Alsina, ya se perdieron cuatro viviendas. Los vecinos no tienen luz ni agua.


Las condiciones precarias en las que viven los vecinos de El Pueblito, en Valentín Alsina, partido de Lanús, se agravaron aún más con el coronavirus. Uno de los efectos más graves es que, al perder el olfato, no pueden detectar cuando alguna de las casas se prende fuego, algo que ya ocurrió cuatro veces en los últimos días.

Las casas humildes tienen conexiones eléctricas clandestinas, y la luz suele cortarse con frecuencia, por lo que las velas se usan mucho. Así, los accidentes son habituales y más de una vez terminan en un incendio con pérdidas totales para algún desafortunado vecino. Y como si esto fuera poco, ahora que muchos contrajeron coronavirus, no pueden ni contar con su olfato para detectar el humo.

El periodista Martín Ciccioli le dedicó a este barrio su informe en Telenoche. Allí contó que en El Pueblito, el 80% de los vecinos tuvo Covid-19.

“Mi hermana me contó que salía humo negro de una parte de mi casa. Empecé a pedir ayuda. No sentí nunca el olor porque perdí el olfato por el coronavirus“, contó una de las vecinas mientras se ven imágenes de lo que queda de las viviendas arrasadas por el fuego.

No quedó nada. Se me prendió fuego la ropa, la cama. Perdí todos los documentos. Quedé con lo puesto”, relató otra mujer.

A la falta de luz y de salud se suma que tampoco tienen agua. Según contaron los vecinos, el reclamo lo sostienen hace mucho tiempo, pero nadie los escucha.




Comentarios