Se vio además que se acataron los protocolos sanitarios, según los controles realizados por la Agencia Gubernamental de Control de la Ciudad.


El 95% de los negocios esenciales y no esenciales que abrieron sus puertas hoy en el inicio de la nueva etapa del aislamiento social obligatorio, cumplieron con las indicaciones de seguridad y protocolos, según los controles realizados por la Agencia Gubernamental de Control (AGC) de la Ciudad.

Según informó el Gobierno de la Ciudad, se desplegaron 170 inspectores de la AGC en los principales Centros Comerciales de la Ciudad con el objetivo de concientizar y verificar el cumplimiento de los protocolos sanitarios dispuestos para esta fase de apertura gradual de la cuarentena.

Del total de los comercios no esenciales habilitados para funcionar, el 60% abrió con un promedio de facturación del 22%.

Los comercios barriales de la ciudad de Buenos Aires reabrieron con la mirada puesta en recuperar las ventas que disminuyeron por la pandemia y con protocolos sanitarios estrictos para evitar los contagios.

(Foto: EFE/Juan Ignacio Roncoroni)

“La verdad que estábamos con muchas ganas de volver a abrir porque estuvimos haciendo venta online y solo vendíamos el 15% de lo que facturábamos antes. Cerramos estos 20 días de cuarentena estricta y se notó”, dijo a Télam Adriana, que tiene una mercería en la calle Rosario al 500 en el barrio de Caballito.

“Para cuidarnos pusimos la mesa en la puerta para que la gente no entre y que haga la cola en la vereda. Además no aceptamos cambios de productos así no hay cosas circulando. Antes se podía entrar y tocar las telas, hoy no se puede hacer eso, lamentablemente”, contó y se lamentó que “la situación va para largo. Tenemos la ambigüedad de que queremos trabajar pero también cuidarnos del virus”.

Por su parte Viviana, que tiene un local de carpintería y muebles a medida en la calle Riglos al 200, comentó que “abrimos a partir de hoy y esperamos que la gente venga. Creció la venta online pero estamos contentos de volver al local. Económicamente venimos un 50% abajo de lo que vendíamos antes de la pandemia”.

(Foto: EFE/Juan Ignacio Roncoroni)

Entre los cuidados sanitarios que tienen en su comercio, Viviana aseguró que “no puede entrar más de una persona, usamos el barbijo, mantenemos la distancia y además coloqué un vidrio protector en la caja”. “Me asusta la situación del coronavirus, hay que tener mucha precaución. Tengo gente conocida que tuvo Covid”, afirmó.

A partir de hoy pudieron abrir comercios barriales, de cercanía, galerías barriales (excluye indumentaria y calzado) con DNI según el día.

En esta reapertura también están incluidos los locales gastronómicos en formato “para llevar” (take away), administrativos de instituciones educativas y la actividad física individual con horario ampliado de 18 a 10 de la mañana.

El miércoles se sumarán a los comercios de cercanía y galerías barriales los comercios de indumentaria y calzado barriales con DNI según el día.

(Foto: EFE/Juan Ignacio Roncoroni)

Soledad, que tiene una colchonería en la calle Rosario al 700, aseveró que “la verdad que teníamos ganas de volver a abrir porque cuando pudimos abrir el mes pasado cuando se flexibilizó la cuarentena vendimos un montón, no dábamos abasto, la gente hacía cola en la calle porque no puede entrar más de una persona”.

“Se ve que la gente al estar en su casa se dio cuenta que tenía que cambiar la cama o almohadones. Ahora lo veo más parado, pero esperemos que repunte“, agregó.

Me quiero cuidar pero no queda otra que venir a trabajar. Ahora es mucho la responsabilidad de cada uno, hay que cuidarse usando el barbijo y respetando la distancia social”, reflexionó Soledad.

Pedro, que atiende un local de electrónica y de servicio técnico de celulares en la intersección de Calasanz y Guayaquil, comentó que “hoy volvemos a abrir pero tratamos de que la gente no entre al local”.

“Les damos el número de WhatsApp y nos escriben y vienen por turnos. Si vienen sin avisar les decimos que den una vuelta y esperen a que se vaya el que entró porque no queremos acumular gente tampoco en la vereda”, explicó el joven, que reconoció que “nos viene yendo bien en la cuarentena, en la anterior flexibilización vino mucha gente, los celulares son muy importante para la gente en estos días”.

“Limpiamos todos los celulares con alcohol cuando los recibimos y cuando los entregamos porque son un objeto que está mucho tiempo en las manos”, contó sobre las medidas sanitarias y elogió la cuarentena en la Ciudad.

“Por suerte tengo trabajo y no queda otra que acostumbrarse a esta realidad. Es duro pero si no hubiéramos hecho la cuarentena tendríamos el triple de muertos, hicimos bien las cosas”, valoró.

En la cuestión comercial, el próximo miércoles 29 volverán a abrir sus puertas peluquerías, depilación, manicuría y pedicuría con sus respectivos protocolos.

En tanto, el lunes 3 de agosto reabrirán comercios de cercanía en avenidas de alta circulación, que incluye los rubros de indumentaria y calzado con DNI según el día, aunque no incluye a los centros de Trasbordo como Liniers, Retiro y Constitución, y la calle Avellaneda y zona de Once.




Comentarios