Es una solicitud que le hicieron al ministro de Desarrollo Económico porteño.


José Luis Giusti, ministro de Desarrollo Económico del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, recibió una carta por parte de los responsables de aproximadamente 8000 peluquerías y salones de belleza porteños para solicitar la reapertura urgente de los locales comerciales.

Entre los fundamentos de la solicitud, explicaron que se trata de un rubro que emplea directamente a más de 40.000 trabajadores en la Ciudad. A su vez, aseguraron que con los locales cerrados se les hace imposible sostener las estructuras y recursos.

Un peluquero atiende a un cliente en Bilbao, España. (EFE)

“Miles de personas perderían su fuente de trabajo, con las enormes implicancias económicas y sociales que tan poco deseado escenario podría generar”, indica la carta que compartió TN.

Por su parte, los propios peluqueros compartieron un protocolo para trabajar de manera conjunta con el Gobierno de la Ciudad.

Puntos del protocolo

– Trabajar con la menor cantidad de empleados posible en los establecimientos. Solo quienes vivan en CABA podrán tramitar el permiso para utilizar transporte público. A quienes residan en el conurbano y no posean de algún tipo de movilidad propia u otorgada por la empresa, les será implementado un sistema de rotación a convenir con ellos, para no saturar el servicio público de transporte que ingresa a la Ciudad.

– Abrir en un horario diferencial de 11 a 20, de lunes a sábados. Una alternativa sería abrir día de por medio en la semana y los dos días del fin de semana. La segunda propuesta sugiere (como prueba piloto) abrir sólo sábados y domingos de 9 a 20.

– Se atenderá con turnos online (vía página web, aplicación del comercio, WhatsApp, Facebook, Telegram, Instagram u otra o medio electrónico).

– También proponen prohibir la utilización de sala de espera, respetar la distancia mínima de dos metros entre clientes y entre puestos de trabajo y que el uso del tapabocas sea obligatorio, el uso obligatorio de guantes.

– Suspender el uso de todos aquellos elementos no esenciales que sean de manipulación (por ejemplo, servicio de café, snacks, máquinas expendedoras de alimentos, revistas, etc.), disponer difusores con emulsiones de alcohol en cada puesto de trabajo, no permitir el ingreso a personas sin turno o fuera del horario preestablecido y que tanto al ingreso como al egreso, el cliente deberá desinfectarse en un sector que sea destinado exclusivamente a tal fin.




Comentarios