Los mismos pasajeros se comunicaron con el SAME porque la mujer tosía y presentaba síntomas de COVID-19.


Una insólita pelea se dio a bordo de un colectivo de la línea 67, cuando viajaba por Recoleta. Personal sanitario intentó aislar a una mujer que presentaba síntomas de coronavirus y ésta se resistió a los gritos.

Los propios pasajeros del colectivo alertaron al SAME por una pasajera que tosía constantemente. Cuando el personal llegó, la mujer admitió que tenía vinculación con personas que venían de Chile.

En el forcejeo, la mujer se negó una y otra vez a acompañar a los profesionales para hacerse los test de Covid-19. “Señora, sientesé donde estaba. ¡¿Se da cuenta que está poniendo en riesgo mi salud también, señora?! Por favor le pido que tome asiento”, se escucha decir a una de las mujeres que intervino en el operativo.

Si bien los demás pasajeros y el chofer no tuvieron contacto con esta paciente, se dispuso que el conductor los llevara cada uno a su casa, y todos quedaron aislados en cuarentena.




Comentarios