Reconoció que lo hizo por hartazgo, ya que considera que el sector privado está pagando los costos de la propagación del virus en la Argentina.


A través de redes sociales se viralizó la medida que tomó un empresario de San Carlos Bariloche en sus cafeterías. Por la pandemia, decidió que los funcionarios políticos municipales, provinciales y nacionales tengan prohibida la entrada a los locales comerciales.

Según reveló el diario Río Negro, reconoció que lo hizo por “hartazgo”, ya que considera que el sector privado está pagando los costos de la propagación del virus en la Argentina.

El dueño de Café Delirante, reconoció que aplicó el derecho de admisión para la “restricción a la atención de políticos y funcionarios jerárquicos, en solidaridad con las pérdidas económicas generadas por el coronavirus”. Hay una excepció para aquellos políticos que donan el 25 por ciento de sus salarios.

Tres cafeterías de Bariloche tomaron la medida (Web).

“Entendemos las medidas pero no puede ser tan fácil que solo pague un sector”, reconoció José Sojo, dueño de las cafeterías, que agregó: “Los políticos deben compartir parte de este costo, son los únicos que no comparten el costo del coronavirus”.

Si bien recalcó que no tiene una “postura crítica con las autoridades municipales”, sí disparó contra la gobernadora Arabela Carreras, ya que “saca esta medida y se las da a los intendentes ya resueltas”.

José Sojo, titular de las cafeterías (web).

Luego de la decisión que tomó Soso en sus tres cafeterías de Bariloche, más comercios de la localidad tomaron la misma medida en rechazo a las decisiones que adoptaron los funcionarios políticos en Río Negro.




Comentarios