Coronel Pringles es escenario de una noticia insólita. Un vecino de la ciudad fue multado por casi 40 mil pesos porque su gallo canta todas las mañanas, “molesta y perturba la tranquilidad de los vecinos”.

Por este motivo el Municipio hizo saber a Vicente Castellucci una multa de 39.950 pesos tras haber sido advertido anteriormente por la conducta del gallo. El monto se reduce a la mitad si lo abona voluntariamente.

“El vecino vino un día y me dijo, que le molestaba el gallo, le dije que lo conservaba porque no tenía despertador, lo tomé a broma, no me parecía algo serio”, contó Castelucci.

“Soy un tipo bueno, no molesto a nadie, le prendo la luz de la cocina cuando llego y el gallo canta a las 5 de la mañana, pero lo hace solo un ratito”, agregó.

Sin embargo dijo: “Cuando me llegó la multa, me maté de risa Hasta que un día me encontré con la denuncia, un papel en el que me multaban, y nadie me quería creer, la gente no me creía, me trataba de mentiroso”.

Según se informó, el motivo de la denuncia podría deberse a un conflicto de larga data entre esta persona y un vecino. En el escrito, se lo intima a evitar molestias, “tapando al animal por las noches y dejándolo en una habitación oscura”.

“La multa no la voy a pagar, tendría que hacer un descargo, pero no la voy a pagar”, afirmó el pringlense.

Puntualmente la notificación dice: “(...) se solicita que evite molestias con el gallo, tapándolo por la noche o dejándolo en una habitación oscura”.

“El gallo canta a la mañana, y tiene un canto hermoso, déjenlo tranquilo, junto todos los días 4 o 5 huevos, tengo para comer eso y al gallo no lo voy a matar, lo pague $ 4.000, es un gallo de plantel. Además, me corre por el patio y me hace matar de risa, al gallo no lo mato por ninguna planta ni por ningún acuerdo”, señaló Vicente.

“El gallo canta un ratito, cuando apago la luz de la cocina no canta más”, finalizó el dueño.