La justicia de Bahía Blanca liberó este viernes por la tarde a un peligroso delincuente que había sido capturado ese mismo día al mediodía por personal policial, luego de una serie de allanamientos por una causa vinculada a la venta de estupefacientes.

Se trata de Adrián Ángel Ríos (41), quien recuperó su libertad por decisión de la Unidad Fiscal N°7 por tener COVID-19.

Según pudo saber Telefe Noticias, el detenido estaba alojado desde hacía algunas horas en la seccional Séptima. La Fiscalía después le avisó a las autoridades policiales que Ríos, debía permanecer aislado del 12 al 25 de octubre, por estar contagiado.

Además, gozaba del beneficio de libertad condicional por disposición del Juzgado Federal N°1, razón por la cual concurría a la sede policial a firmar una vez por semana en una causa similar a la actual.

Fuentes policiales también indicaron que al momento de ser sorprendido por la fuerza policial, el hombre estaba junto a ocho personas "tomando alcohol a las siete de la mañana".

Los investigadores procedieron a su detención, en el marco de un operativo derivado de un hecho que se registró el pasado 29 de septiembre en Sixto Laspiur y Fabián González. Allí dos delincuentes abordaron a un joven con discapacidad motriz para robarle su teléfono celular.

Los uniformados de la mencionada jurisdicción, con apoyo de la Comisaría Sexta, allanaron una vivienda de Castelli al 3.400, Güemes al 2.900, Los Aromos al 2.800 y Los Churrinches e Indio. Incautaron teléfonos celulares vinculados a la causa por comercialización de estupefacientes.