Las nuevas restricciones por el pase de Azul a Fase 3 afectan el cierre de los comercios no esenciales, y los gimnasios y estudios de danza piden extender el permiso de funcionar hasta las 21.30, ya que mucha gente asiste a las clases una vez que sale de trabajar y con los grupos reducidos no logran repartir a todos los alumnos.

“Nos dijeron que podemos dar clases tranquilamente, pero sólo hasta diez personas en espacios abiertos o cerrados. Nos amoldamos a esa nueva restricción, y hoy que empezábamos con eso, nos dicen que gimnasios y estudios de danza, deben cerrar o terminar a las 20 igual que los comercios, sabiendo que los contagios en estudios de danza o gimnasios fueron casi nulos y en bares y restaurantes fueron mucho mayores. Y estos últimos están abiertos hasta las 23, de nuestra parte nos parece injusto, porque se toman todos los cuidados, siempre se cumplieron los protocolos”, cuenta Lucas Uriel, profesor de danza, en diálogo con Vía Azul.

Gimnasios y Estudios de danza de AzulWeb

“Yo doy clases después del mediodía con grupos reducidos y nos estamos dividiendo un montón para que puedan entrar. La mayoría de la gente hace actividad física a la tardecita después del trabajo, y como ahora nos piden cerrar a las 20, el grupo que va a ese horario se perjudica, y es el que mucha gente usa cuando termina de trabajar. Y lo que nosotros hacemos es salud”, agrega Sandra Rott, que es instructora de zumba.

Dueños de gimnasios y estudios de danza piden ser escuchados. “Solo pedimos una restricción más prolongada para los que vivimos de esto, ya que tampoco recibimos ninguna ayuda del Estado para sustentarnos en caso de un cierre total de los estudios y gimnasios, sabemos que la situación epidemiológica es complicada pero nosotros nos seguimos comprometiendo a seguir los protocolos sugeridos por el municipio”, cuenta Lucas.

“Nuestros alumnos están tan tristes como nosotros con esta situación ya que son solo 45 minutos en la que solo disfrutan, bailan, se olvidan de todo y sobre todo se sienten saludables, mientras qué hay otras actividades no deportivas donde no se pone un solo ojo”, agrega el instructor.