Desde el área de Salud de Tandil desmintieron que el caso cero de la Unidad penal 7, que hoy tiene 28 casos activos, sea por el enfermero que vive en la ciudad serrana, tal como había aseverado el jefe de Gabinete, Alejandro Vieyra.

"Es muy difícil que nuestro paciente haya sido el origen del brote y los contactos estrechos en Azul hayan desarrollado síntomas en forma paralela o incluso antes", aseguró la médica Florencia Bruggesser, integrante del Comité de Seguimiento del Covid-19 de Tandil en diálogo con el diario El ECO.

"Cuando hisopamos a la persona de Tandil ya se sabía de los positivos de Azul. Está claro que lo que están planteando no tiene sustento y que viene posiblemente por el enojo de pedirles cuarentena, lo cual teniendo en cuenta su situación actual con 60 activos tiene lógica y lo determina un comité científico, no sólo el Gobierno local", expresaron desde el comité de seguimiento a ese diario.

Según ese medio, "autoridades del Sistema Integrado de Salud Pública de Tandil se comunicaron con una médica infectóloga de Azul y corroboraron que uno de los dos positivos identificados en el lugar arribó desde La Plata".

Por otro lado, desde la ciudad serrana aseguran que las personas que tomaron contacto con el trabajador antes de que saliera de Tandil dieron negativo en el hisopado y no presentan ningún síntoma compatible, lo que hace pensar a los profesionales que salió de la ciudad sano y contrajo el virus en su espacio de trabajo, o en otro ámbito ajeno a los límites del partido de Tandil.

Esta semana, Vieyra afirmó en diálogo con Radio Azul que "el caso cero de la cárcel es de una persona de Tandil, ciudad que no permite el ingreso de gente de Azul, que no pueden ni siquiera ir al médico porque nos tienen vedados".