El director de la Región Sanitaria IX le respondió al jefe de Gabinete, Alejandro Vieyra, en medio del brote de la localidad azuleña.


Luego de la confirmación de varios casos positivos en Cacharí, el titular de la Región Sanitaria IX, Ramiro Borzi, le ofreció al municipio de Azul realizar un operativo Detectar en la localidad azuleña. Tras la negativa, el jefe de Gabinete, Alejandro Vieyra, salió a cuestionar al organismo provincial a través de un posteo en Facebook: “Las posibles acciones no se van a imponer desde la Región Sanitaria IX unilateralmente”.

Después del cruce, Borzi se refirió al tema: “Yo hablé con el secretario de Gobierno el sábado a la mañana cuando había 16 casos en Cacharí y me parecía pertinente y adecuado plantear un operativo Detectar, que es un dispositivo que está probado, tiene experiencia en el terreno y lo puede llevar adelante el Ministerio de Salud de la Provincia. Es potestad del gobierno municipal aceptarlo o no, Vieyra me dijo que iba a evaluar el fin de semana cómo se desarrollaba todo y me enteré ayer de la publicación que hace”.

¿Qué le respondería a jefe de Gabinete?

Sinceramente, yo no quiero entrar en polémica, pero yo el sábado hice una entrevista en la que planteaba que muy lejos de imponer algo buscaba articular y consensuar acciones. Si esto no se hace de forma coordinada, no se puede hacer. La verdad que me sorprendió, es una lectura subjetiva que no comparto, y yo sigo viendo la articulación de los organismos sanitarios de los tres nivel del Estado para potenciar al ciudadano, que es uno solo.

¿Cuándo se podría haber implementado el Detectar en Cacharí?

Esto tiene un circuito, cuando se acepta yo me conecto con autoridades del nivel central en provincia y ahí se activa el circuito. La respuesta tiene que ver con la disponibilidad de los consultorios móviles, los equipos que llegan a las localidades. Por lo general, la respuesta no tarda, pero cuanto más rápido se hace la propuesta más rápido se llega al territorio. Hasta ahora en Azul, habíamos conformado una mesa de diálogo que se iba a transformar en una mesa de trabajo. Espero que no se corte porque es positivo para la sociedad de Azul. Si es un mal entendido, un altercado, lo que sea, hay que superarlo.

¿Qué opina del abordaje territorial que hizo el municipio en esa localidad?

La verdad que no estoy al tanto de los detalles, pero daría la impresión que es un símil Detectar. Esperemos que sea positivo, que pueda rastrillar toda la localidad. En ese punto es donde me sorprende porque se podría potenciar con mayores recursos, con un dispositivo que conviene. Podría convivir con el Detectar, como hicimos en Olavarría que trabajamos en conjunto con el gobierno municipal y la facultad de ciencias de la salud. Acá no es que viene la provincia y lo hace solo, sino que lo hace en conjunto con el municipio.

¿Cómo ve la situación de Cacharí hoy?

Pesa mucho el número, hay 27 casos sobre alrededor de 3.000 habitantes. Es un inicio numeroso de los contagios, pero hay que ver como sigue circulando el tema y el cumplimiento de las pautas de aislamiento que el municipio está planteando. Acá es urgente que aquel que se tenga que aislar se aísle, siempre decimos lo mismo: el hisopado puede esperar, el aislamiento no. Veremos como evoluciona todo.

Por el brote de Cacharí, ¿Azul debería retroceder a Fase 4?

Eso se va a analizar la semana que viene, de todas formas el cambio de fase responde a una mirada global de la sociedad: se incluye lo sanitario, lo socioeconómico y actividades que han quedado atrasadas. Ahí se permite el cambio de fase. Si alguien cree que pasar a fase 5 implica que no existe más la pandemia está muy equivocado. Con lo cual pedimos que la gente tome conciencia y siga con los recaudos, porque en Azul y Olavarría se vio el fin de semana que algunos se liberaron del distanciamiento social, de usar barbijo, etc. Todo eso sigue, y es todo muy dinámico. No hay que relajarse.

Foto: Canal Verte




Comentarios