La práctica, que se realizó en el centro de Azul, no es sugerida por el organismo internacional a la hora de combatir al COVID-19.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que rociar las calles con desinfectantes no sólo no sirve para combatir el coronavirus, sino que también podría ser peligroso para la salud. En Azul, el municipio realizó varias desinfecciones con un camión de la empresa Transporte Malvinas, que utilizó para rociar las veredas y las fachadas de las casas del centro.

“No se recomienda el rociado o la fumigación de espacios exteriores, como calles o mercados, para matar al virus causante de la COVID-19 u otros patógenos, pues la acción del desinfectante se ve anulada por la suciedad”, dice el texto difundido por la OMS en un documento sobre limpieza de superficies.

El primer día que el municipio de Azul realizó la prueba de desinfectar las calles fue el 27 de marzo de este año, que fue el día que una gran cantidad de jubilados rompieron la cuarentena para ir a cobrar de forma desorganizada en los bancos del centro de la ciudad.

En esa ocasión, se utilizó un camión regador con picos modificados que vierte lavandina diluida en las cuadras del rectángulo limitado por calles Necochea, Belgrano, Colón y Bolívar; es decir, cinco de Bolívar, San Martín, H. Yrigoyen y Belgrano y tres de Colón, Burgos, De Paula, Moreno, Avda. 25 de Mayo y Necochea.

En el texto difundido por la OMS, se asegura que “es poco probable que el rociado químico cubra correctamente todas las superficies durante el tiempo de contacto necesario para desactivar a los agentes patógenos. Las calles y las veredas no están consideradas reservorios de infección de la COVID-19. Rociar desinfectante, incluso en el exterior, puede ser peligroso para la salud humana”.

“En ningún caso se recomienda rociar a personas con desinfectante. Podría ser física y psicológicamente peligroso y no reduciría la capacidad de una persona infectada de propagar el virus a través de gotículas o por contacto”, agrega el comunicado que alerta que el cloro y otros productos químicos pueden causar irritación en los ojos y la piel, broncoespasmos y generar problemas gastrointestinales.




Comentarios