El apellido Almada sin dudas en sinónimo de boxeo en la ciudad de Arroyito, Manuel fue un exponente de una época de oro junto a otros de este deporte en su máxima expresión en la "dulce", sobre todo en la década del 70 donde él, Albarracín y Reano eran los embajadores de la ciudad deportivamente hablando.

Tetilla nacido en Las Varillas, empezó a boxear a los 9 años, en alguna entrevista supo decir "me metí un gimnasio para cambiar mi vida; creo que logre" contaba Manuel que como boxeador formo parte de la etapa de esplendor del Box Argentino donde libra por libra había grandes púgiles y Almada no era la excepción. Llegó a palear en el Luna Park y aparte de campeón provincial disputó varios títulos más.

Manuel Tetilla Almada

Una vez retirado de la práctica profesional se dedicó a ser entrenador y a generar algunos espectáculos de este deporte en nuestra ciudad, sobre todo en la década del 90, como entrenador formó a buenos pupilos como el "Tanque" René Ruiz Díaz y su hijo Marcos Juniors que no solo llegaron a pelear por el cinturón de campeón argentino si no que estuvieron preseleccionados para los Juegos de Atlanta '96. Lamentablemente la vida quiso que tanto René como Marcos se fueran de este mundo de manera trágica.

Manuel Tetilla Almada

Actualmente se desempañaba en su pequeño centro de entrenamiento que se ubicaba en su casa, como siempre, seguía fiel a su pasión, el boxeo, pero este virus le jugó una mala pasada y el domingo a los 68 años Manuel "Tetilla" Almada falleció. Se va con él parte de una etapa dorada de nuestro deporte, de veladas mágicas en los clubes de la ciudad con gente que se quedaba sin entrada para verlo pelear ya que rápidamente se agotaban, pero siempre estará presente su recuerdo, sobre todo cuando dos tipos suban al ring a dar un espectáculo boxístico.

Alguna vez León Gieco se refirió a un boxeador, uno de los buenos con estas palabras, "hice caer el cielo, rompí todos los vientos, hice llorar solo con un puño loco", simple y claro resume de lo que sin dudas Manuel Almada le dio al deporte local, su leyenda empezará desde ahora a formar parte del mito cotidiano y popular, ese que te pone en el pináculo de la gloria del Olimpo de todo deportista.