El volcán Cumbre Vieja, ubicado en La Palma, isla perteneciente al archipiélago de las Canarias, llevaba ocho días de actividad y temían que la lava llegase al agua, lo que podía provocar graves problemas de salud para los residentes. Este martes por la noche, a las 23 horas locales, finalmente ocurrió.

///Mirá también: Las impactantes imágenes de la erupción del volcán Cumbre Vieja en las Islas Canarias

El Cumbre Vieja volvió a su actividad por primera vez en 50 años el domingo 19 de septiembre. La erupción del volcán arrasó todo lo que encontró a su paso y 5.500 personas tuvieron que ser evacuadas, mientras que 166 casas quedaron destruidas y 103 hectáreas de terreno también fueron afectadas.

La lava de la erupción de un volcán fluye en la isla de la Palma en las Canarias. (AP)

Continuó con su actividad hasta que parecía que había cesado, pero no. Este lunes volvió a mostrarse activo por la tarde, aunque, afortunadamente, tras ocho días de erupción, aún no se cobró víctimas, pero sí continuó provocando graves daños materiales y 6.000 personas es el número exacto de evacuados. Además, fueron destruidas casi 500 construcciones y la lava ya cubre más de 212 hectáreas

El volcán “dio tregua” en la mañana del lunes y en ese momento las autoridades pudieron confinar a varios barrios para evitar que los vecinos sufran las consecuencias de que la lava llegue al agua.

¿Qué ocurre cuando la lava toca el agua?

En diálogo con Vía País, el geólogo del CONICET, Andrés Folguera, explica que cuando lava llega al agua se da una reacción química que suele ocurrir.

“Más allá de las lavas, que están arrasando gran parte del pueblo, y la posibilidad de que aparezcan nuevas bocas eruptivas que generen nuevas lavas que arrasen otros sectores, si las lavas llegan al mar se daría una reacción que suele darse. Ocurre que si el material caliente de la lava entra en contacto con el agua marina éste se pulveriza, se evapora el agua y se generan como unas nubes que tienen, por un lado, ácido clorhídrico y, por otro, partículas de vidrio. El ácido clorhídrico es muy irritante y puede ser venenoso en altas concentraciones y las partículas de vidrio son abrasivas para las vías respiratorias”, detalla Folguera.

"Es espectacular y a la vez un tremendo infierno", las imágenes del volcán de Cumbre Vieja, en las Islas Canarias. (Abián San Gil Hernández / Twitter)

“Entonces, el viento puede dispersar esos vapores y generar una irritabilidad adicional que no es deseada. Esto se salda haciendo un perímetro para evitar que la gente se acerque, pero a veces es difícil por la acción de los vientos. En comparación con los otros riesgos que está afrontando la Isla en estos momentos es un peligro secundario, pero es un peligro al fin”, añade quien se desempeña también como profesor de la Universidad de Buenos Aires.

Qué dice el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan)

El Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) explicó oficialmente que si la lava (1.000°C de temperatura) llega al mar (20°C) se produce “un choque térmico que genera columnas (penachos) de vapor de agua cargadas con ácido clorhídrico como consecuencia del importante contenido de cloruro en el agua de mar”.

La lava de la erupción de un volcán fluye en la isla de la Palma en las Canaria. (AP)

Desde Involcan informaron que las columnas de vapor de agua, que son de un color blanquecino, contienen a su vez diminutas partículas de vidrio volcánico como consecuencia de la reacción que se produce entre la lava y el agua de mar.

Este “choque” entre la lava y el agua genera una reacción de liberación de gases y dentro de ellos vienen minerales ricos en hierro y en azufre y es por ello que desprenden ácido sulfúrico y clorhídrico. “Sin embargo, estando un espacio tan abierto hay mucha difusión así que las concentraciones no van a llegar a las comunidades”, contó el geólogo Carlos Alberto Vargas a CNN. De todas formas, mantuvo la calma y dijo que este tipo de historias en otras partes del mundo es similar y no cree que vaya a generar “demasiado impacto”.

Cuando fue consultado sobre si podrían generarse explosiones, el especialista afirmó que normalmente el contacto del material de alta temperatura como esta lava con fluidos como el agua “genera cierta explosividad, pero explosividad muy puntual”. “Este tipo de volcán no es de tipo explosivo, se conocen como volcanes estrombolianos fluidos. Llegan al mar y se solidifican”, concluyó Vargas.

El volcán de la isla La Palma, perteneciente al archipiélago de las islas Canarias, emite lava y cenizas.

El volcán había reducido su actividad “notablemente”, pero fue solo por algunas horas. Pasado el mediodía de Canarias el Cumbre Vieja volvió a escupir ceniza, pero según Involcan su actividad “ha disminuido con respecto a días anteriores”.

El Instituto de Geociencias de Madrid publicó un mensaje en Twitter en la misma línea que Involcan. Allí afirmó que “la actividad se ha reducido notablemente en las últimas horas en La Palma” y adjuntó un gráfico que mostraba la disminución. Sin embargo, alertó que “hay que estar muy vigilantes de su evolución porque el escenario puede cambiar rápidamente”.

.