Inseguridad, inflación, desempleo... Son varios los motivos que se pueden encontrar para irse de la Argentina y probar suerte en el exterior, buscando calidad de vida y tranquilidad financiera. Lo cierto es que hay dos destinos que pican en punta por estos lados a la hora de armar el bolsito y subirse al avión: España y Estados Unidos.

España

Acá no estás preocupado ni por la seguridad física ni financiera. Si trabajás, te alcanza para cubrir los gastos y más, incluso podes hacer viajes sin ningún problema. Tampoco estamos pendientes de si sube o no el dólar. Hay estabilidad y no estás pensando como llegás a fin de mes. Pero hay casos de todo tipo”, dice Maximiliano Noli, quien vive en Barcelona desde hace seis años, en diálogo con Vía País.

“Vine con el pasaporte comunitario. Apenas llegué, tuve que conseguir trabajo rápido de lo que sea para iniciar los trámites y estar legal en el país. Luego, me perfilé hacia lo que quería hacer”, agrega el argentino.

¿Y los precios? Es necesario recalcar que son países que no sufren el fenómeno de la inflación, por lo que no hay devaluación de la moneda ni subas mensuales descomunales. De hecho, con el fin de mitigar el tránsito de vehículos particulares y fomentar el transporte público, el Gobierno español decidió bajar más del 20% la tarifa mensual del boleto: pasó de costar 54 euros a 40. “Siempre viajas sentado y en horario”, puntualiza Noli.

Al referirse a las propiedades, los valores varían dependiendo de la zona. Comprar una casa o departamento oscila los 400.000 euros, pero alquilar vale entre 600 y 900 euros si se analizan opciones como Barcelona, Madrid, Málaga o Valencia de acuerdo a los datos referidos por el entrevistado.

Según Eurostat, el salario básico es de 1000 euros, por lo que una pareja no tendría inconvenientes si ambos tienen empleo. Es que los gastos diarios son diferentes a los de la Argentina: una compra mensual de supermercado oscila entre los 200 y los 500 euros (varía según la cantidad de integrantes); un celular de último modelo (por ejemplo, el Iphone 12), con un plan de dos años, cuesta 25 euros por mes; un auto usado modelo 2016 se consigue por 600 euros.

Además, el sistema de salud es público, por lo que cualquier consulta u operación es gratis. “La atención se brinda en los mejores hospitales y con profesionales de primer nivel. Es un punto a favor”, comenta.

Sobre el tema político, aclara que cuando hay un caso de corrupción es mirado con sorpresa y escándalo, ya que allí no es moneda corriente.

Estados Unidos

En el caso de Estados Unidos, la situación se vuelve un poco más compleja para erradicarse. En principio, es necesario irse con trabajo desde la Argentina para poder llegar como “legal” o tener planes de inversión de 150.000 dólares (visa E2). Este es un punto importante, debido a que si uno arriba como “ilegal”, luego existe la posibilidad de no poder salir del país.

Sobre los salarios, el mínimo es de 1.200 dólares pero trabajar en una empresa podría significar un ingreso mensual de 3.500 dólares, que es lo que cobra aproximadamente -por ejemplo- una enfermera según información de Datos Macro.

A diferencia de España, las propiedades son más accesibles: arrancan en 250.000 dólares pero los planes de financiamiento son muy beneficiosos. Es que se puede ingresar a la compra de una casa con el 5% del valor de la propiedad y el resto pagarlo a 30 años con una tasa del 2%. En tanto, alquilar sale alrededor de 1200 dólares mensuales.

Lo mismo pasa al momento de rentar un auto, debido a que se paga a largo plazo. En el caso de querer tener un Mercedes Benz, según el modelo, la cuota por mes es de 500 dólares.

Al momento de analizar los valores para llenar el changuito, si se toma a una familia tipo, el costo es de 1.000 dólares mensuales, ya que en Estados Unidos la carne es cara.

En materia de salud, es necesario contar con un seguro médico (contratado o laboral) que siempre -ante cualquier consulta o práctica- exige un copago. En el caso de no contar con esta posibilidad, la alternativa es ahorrar para cuando llegue el momento de tener que entrar al quirófano.

Por último, al referirse al tema político y al reciente cambio de gobierno con la asunción de Joe Biden, Emilio Pintos, argentino que vive en los Estados Unidos desde hace 14 años, aclara que no están pendientes, porque sabe que “la calidad de vida no cambia por un político u otro”

Y agrega: “Estoy contento con la vida que se lleva acá. Es una tranquilidad y hay previsibilidad”.