María Eugenia Vidal, precandidata a diputada de Juntos por el Cambio por la provincia de Buenos Aires, le puso un límite a la búsqueda de acuerdos que propusieron en el Consejo de las Américas tanto el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, como el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

“Algunos no son negociables para nosotros”, sentenció en ese sentido Vidal, exgobernadora bonarerense.

En la 18° edición del evento, que esta vez se llevó a cabo en modo virtual, Cafiero llamó a buscar consensos con la oposición sobre los grandes temas y Massa fue más allá: enumeró diez “acuerdos básicos” a discutir para los próximos diez años. Sin embargo, Vidal adelantó que Juntos por el Cambio pondrá condiciones.

“Escuché hablar mucho de la necesidad de acuerdos y yo también creo en los acuerdos. Argentina necesita acuerdos para crecer diez años seguidos, para salir de este estancamiento, del hámster en la rueda que siempre se encuentra con los mismos problemas, de esta inflación crónica. Pero esos acuerdos tienen algunos no negociables para nosotros”, aclaró.

En ese sentido, sostuvo que “no es negociable la reforma institucional para beneficiar al poder”, ya que “no va a haber inversión ni crecimiento posible sin instituciones sólidas, fuertes e independientes”.

Vidal recordó que “durante este año el Gobierno planteó dos reformas a la Justicia que le daban más poder de influencia al Poder Ejecutivo sobre el Judicial”: la ley para flexibilizar la mayoría de votos con la que se elige al procurador general en el Senado; y una reforma judicial que “solo se abocaba al fuero de jueces que intervienen en casos de corrupción de los políticos, no en casos que afectan a la vida de los ciudadanos”.

Hay límites a los acuerdos, y uno de esos límites es la República y la independencia de poderes, porque sin República y sin independencia de poderes no hay crecimiento sostenido”, insistió la postulante a la Cámara baja.

Asimismo, explicó que “el segundo límite es que este país se construye con iniciativa privada, no con el sector público” y recordó que el año pasado hubo “un intento de expropiación que la oposición y la gente frenaron en la calle”, en alusión a la empresa Vicentin. “También asistimos a la defensa de la toma de tierras privadas por parte del partido oficialista”, añadió.

La exmandataria bonaerense consideró que “el país no puede crecer sin iniciativa privada y sin reglas claras, y sin entender que es el sector privado el que va a generar empleo formal de calidad”, ya que “el exceso de regulaciones (por parte del Estado) ahoga la capacidad de generar iniciativas del sector privado que generen trabajo”.

No hay crecimiento posible en Argentina sin un plan de estabilización económica. Se tiene que establecer un sendero fiscal. La inflación y la deuda son hijos del déficit, sin déficit no hay inflación ni deuda”, observó, y también pidió “volver al camino donde los impuestos bajen gradualmente”.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.