Un hombre de 50 años se encontraba desaparecido en un bosque de Turquía el martes. Mientras la policía lo buscaba incansablemente, algo insólito sucedió.

//Mirá también: Volvió la peregrinación a Luján y piden a los fieles tener al menos una dosis de la vacuna

Beyhan Mutlu, el desaparecido en cuestión, entró en escena y se mezcló con los policías, sin saber que ellos eran quienes lo buscaban a él. El ciudadano estaba borracho y no se había percatado de la situación.

Se había reunido con sus amigos en un bosque cercano a la ciudad turca de Inego. Tras beber unas copas de más, sus amigos le perdieron el rastro y llamaron a su esposa para averiguar si había ido a su encuentro.

El hombre de 50 años se perdió en un bosque y luego se unió a la búsqueda de él mismo.

Lógicamente, su mujer no había dado con él y empezó la preocupación acerca de su paradero. Fue entonces cuando realizaron la denuncia y empezó el operativo de búsqueda.

Al grito de “Beyhan”, su esposa, amigos y la policía intentaban encontrarlo. Pero se llevaron una grata (o insólita) sorpresa al darse cuenta de que el extraviado se había unido a su propia búsqueda. “Estoy aquí”, dijo Mutlu, haciendo que todos voltearan y recobraran la tranquilidad.

Visiblemente alcoholizado, el turco recién encontrado le pidió un favor a la policía: “No me castigue con demasiada dureza, agente, o mi padre me matará”.