Una familia murió este martes sepultada por un alud de tierra en un acantilado de la playa de Pipa, uno de los principales puntos turísticos del estado brasileño de Río Grande do Norte.

Las personas que perdieron la vida fueron identificadas como Stella Souza, de 33 años, su marido, Hugo Pereira, de 32, y Sol, su beba de siete meses. La perra de la familia, Brisa, también murió.

Stella Souza, Hugo Pereira y Sol, la familia que murió en el accidente.gentileza G1

El hecho ocurrió el martes al mediodía cuando la pareja y la pequeña estaban sentados cerca del acantilado. Testigos del accidente se acercaron al lugar y tras remover las rocas hallaron al cuerpo de la madre abrazada a su hija en un intento de protegerla. La beba seguía con vida, pero luego no resistió las heridas.

Excavamos hasta que encontramos al padre, y luego encontramos a la madre y a la niña. La beba todavía respiraba. Por casualidad, un médico pasaba por aquí en ese momento. Intentó revivir a la niña, pero ya no pudo hacerlo”, declaró Igor Caetano, empresario náutico que presenció el accidente, al sitio G1.

La playa de Pipa, ubicada en el municipio de Tibaú do Sul y a 85 kilómetros de Natal, es el principal balneario del litoral de la región sur del estado y antes de la pandemia de coronavirus recibía unas 7.000 personas por día en la temporada alta de verano.

Otro accidente en la zona

El desprendimiento de rocas es cada vez más frecuente en la zona por las erosiones provocadas por las altas mareas y los lugareños advierten sobre el peligro de accidentes. De hecho, en septiembre pasado una pareja de turistas de Joao Pessoa, capital del vecino estado de Paraiba, sufrió un accidente en la parte superior del acantilado cuando se desplazaban en un cuatriciclo.

El conductor perdió el control y sus dos ocupantes fueron lanzados al barranco. Sufrieron heridas y tuvieron que ser trasladados hasta Natal, donde pasaron por cirugías.

Después del accidente, un equipo de geólogos visitó el lugar para constatar si hay peligro de nuevos desmoronamientos de tierra y analizar la posibilidad de aislar el turístico lugar de los bañistas.