Los investigadores descubrieron que un virus mortal que se detectó en Bolivia puede propagarse de persona a persona en entornos de atención médica, lo que genera preocupaciones potenciales de brotes adicionales en el futuro, según los nuevos hallazgos presentados en la reunión de la Sociedad Americana de Medicina e Higiene Tropical (ASTMH).

La investigación también proporciona evidencia preliminar con respecto a la especie de roedor que porta el virus y puede transmitirlo a las personas u otros animales que pueden infectar a los humanos.

Investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos presentaron nuevas pistas sobre los muchos misterios que rodean al virus Chapare, que causó al menos cinco infecciones cerca de la capital de Bolivia, La Paz, en 2019, tres de ellas fatales.

Roedores, los transmisores del Chabare. (web)

Antes de eso, el único registro de la enfermedad era un pequeño grupo y un solo caso confirmado en 2004 en la provincia de Chapare en Bolivia. El reciente brote sorprendió a las autoridades sanitarias, ya que inicialmente solo sabían que se trataba de una fiebre hemorrágica que producía síntomas similares a enfermedades como el ébola.

El chapare pertenece a un grupo de virus llamados arenavirus. Entre ellos se encuentran patógenos peligrosos como el virus Lassa, que causa miles de muertes al año en África Occidental, y el virus Machupo, que ha provocado brotes mortales en Bolivia.

Al igual que esos patógenos, el virus Chapare puede causar fiebres hemorrágicas, una condición que también se observa en los pacientes con ébola y que puede producir problemas graves en varios órganos, lo que hace que los pacientes luchen por sobrevivir.

Todavía hay mucho que se desconoce sobre el virus Chapare, principalmente dónde se originó, cómo infecta a los humanos y la probabilidad de brotes más grandes en Bolivia y en otras partes de América del Sur.

Las especies de roedores que dieron positivo en ARN viral se encuentran en Bolivia y varios países vecinos. Los roedores son una fuente o reservorio clave de virus similares, incluido el virus Lassa.

Los científicos creen que el virus del Chapare podría haber estado circulando en Bolivia durante varios años, pero es posible que los pacientes infectados hayan sido diagnosticados erróneamente de dengue, una enfermedad que es común en la región y puede producir síntomas similares.