El presidente Alberto Fernández anunció que ordenó aplicar la Ley de Abastecimiento contras las empresas que están “comprando y reteniendo” materiales para la construcción a gran escala con la idea de “especular” con los precios ante lo que se observa como una reactivación de las obras públicas y privadas tras la parálisis que generó la pandemia.

El mandatario dijo que hay dos aspecto sobre el sector de la construcción que le generan preocupación: el primero es la transparencia en la gestión de las obras públicas y el segundo es una situación que –según afirmó- el Gobierno ya detectó en el mercado mayorista de materiales.

Fernández se expresó de ese modo en una videoconferencia al encabezar el acto en el que se celebró el Día de la Construcción en la planta de la empresa Loma Negra en la ciudad bonaerense de Olavarría.

El Presidente aseguró que el segundo punto le “preocupa mucho”. Señaló que como se observa que los resultados de la construcción en materia económica son “muy alentadores” (porque crece la producción de cemento y de chapa) hay quienes empezaron a “especular”.

Lo que estamos viendo es que esa mayor producción alguien la compra y la retiene, y dificulta la tarea de quienes tienen que comprar esos materiales para poder construir”, dijo el jefe de Estado.

Y agregó: “Allí veo yo una nefasta actitud de acaparar esos bienes tratando de especular con un mejor precio en el futuro. Bueno, a quienes estén haciendo eso quiero advertirles que voy a ser inflexible. ¡Voy a caer con todo el peso de la ley de abastecimiento que la ley le otorga al Estado!

Continuó con que si bien es si bien es cierto que siempre consideró “despreciable” la conducta del especulador, “especular en pandemia hace al que lo hace mucho más que despreciable. Y no voy a permitir que eso ocurra”.

Fernández comentó que le ordenó al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y a la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, que el Estaco caiga “con todo el peso de la ley allí donde vean que alguien está acaparando recursos para la construcción y está frenando la salida argentina solo para buscar un mejor precio o mejor resultad el día de mañana”.

“Eso no lo vamos a permitir, básicamente porque no podemos hacerlo y porque es un acto de misarabilidad profunda hacer esto en medio de la pandemia cuando todos estamos poniendo nuestro empeño en salir adelante”, dijo.

Al cerrar, sostuvo: “Yo los convoco a hacer lo que hicimos hasta ahora: mantener el diálogo; trabajar juntos, El Estado, los empresarios y los que trabajan. Y entender que hay una Argentina que nos merecemos y que podemos empezar a construirla hoy”.