Durante el velorio de Diego Armando Maradona en la Casa Rosada terminó de la peor manera y debieron concluir el la despedida de forma anticipada por los incidentes que se produjeron. Durante esta situación el Gobierno Nacional y la Ciudad se culparon mutuamente sobre las responsabilidades y la falla del operativo de Seguridad en el lugar.

La ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, culpó al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por los incidentes y contó que hablo directamente con el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, durante los violentos hechos. “Hablé dos veces con Santilli en los episodios de represión y le pedí que contuviera sin reprimir y si no podía que dejara que la gente encontrara su lugar. Empeoró lo que hicieron”, sostuvo la funcionaria.

Último adiós a Diego Maradona Clarín

En declaraciones a radio Metro, Frederic dijo que “Santilli sabe perfectamente que la orden de cortar la cola en avenida de Mayo no existió porque nosotros estábamos evaluando cuál era el camino a seguir”. “Una alternativa era esa, pero nunca se convirtió en una orden o una decisión porque sabíamos que iba a haber enojo y desmán. Nosotros estábamos tratando de convencer a la familia, pensando que el féretro pase por la 9 de julio para que la gente que esperaba pudiera despedirse de Maradona”, señaló.

En este marco, Frederic manifestó que “la decisión fue que no hubiera represión” y que Santilli le insistía “que iba a haber presión en la Casa Rosada”. “Yo le decía que deje que la gente se acomode, que iba a ser peor. En la segunda vez que hablamos, frenaron la represión”, indicó y añadió: “Nosotros no podemos ordenarle a la Ciudad, sugerimos. La responsabilidad de la seguridad en la Ciudad es de la Policía de la Ciudad. Hubo momentos en Casa Rosada que hubo que tomar decisiones, la seguridad nuestra fue ahí”, sentenció la funcionaria.

Incidentes en la despedida de Diego MaradonaClarin

Los incidentes durante la despedida

Los primeros incidentes se produjeron cerca de las 14, cuando la Policía de la Ciudad intentó cerrar el acceso del público para que a las 16 horas, el horario previsto originalmente para terminar, no quedaran personas esperando a ingresar. En este contexto, cientos de hinchas no aceptaron quedar afuera y empezaron los disturbios que terminaron con piedrazos, destrozos y corridas por parte de los fanáticos y balas de goma, gases lacrimógenos de parte de los oficiales de la Policía de la Ciudad que estaban a cargo de ese sector.

Esta situación derivó en reproches cruzados entre el Gobierno Nacional y el de la Ciudad. El primero en señalar fue el ministro del Interior, Wado de Pedro, que escribió en Twitter: “Le exigimos a @horaciorlarreta y @diegosantilli que frenen ya esta locura que lleva adelante la Policía de la Ciudad. Este homenaje popular no puede terminar en represión y corridas a quienes vienen a despedir a Maradona”.

Le exigimos a @horaciorlarreta y @diegosantilli que frenen ya esta locura que lleva adelante la Policía de la Ciudad. Este homenaje popular no puede terminar en represión y corridas a quienes vienen a despedir a Maradona.

— Wado de Pedro 🇦🇷 (@wadodecorrido) November 26, 2020

El comentario generó polémica y enojo en el Gobierno de la Ciudad, que aclaró que el operativo estaba a cargo de un “Comando Unificado” de Presidencia de la Nación. Y se remitieron a un comunicado oficial publicado por el Gobierno el miércoles. Más tarde, el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, le dijo a Clarín: “La organización del velatorio de Maradona la llevó adelante el Gobierno nacional y me llama la atención que desconozca eso y que se politice uno de los días más tristes de los argentinos”.

El velorio de Maradona terminó abruptamente tras los incidentes en Casa Rosada. Foto AFP.

El fin del velorio

Sabina Frederic aseguró que fue decisión del propio Gobierno dar por finalizado el velorio ya que no podían garantizar la seguridad. “¿La marcha atrás de cerrar el velorio a las 16 es una decisión del Gobierno nacional, no de la familia Maradona?”, fue la pregunta de la periodista María O’Donnell en radio Metro.

“No no, la familia accede a extenderlo, pero dadas las condiciones de seguridad, la evaluación que hacemos nosotros, y dado que no podíamos contar con la policía de la Ciudad, porque estaba reprimiendo en la avenida de Mayo y 9 de julio, la decisión fue, para garantizar la seguridad de todos, iniciar la caravana lo antes posible”, señaló la funcionaria.