El ministro de la Corte Suprema Ricardo Lorenzetti reiteró este martes que él “nunca” se hubiese votado a sí mismo para presidente del tribunal como lo hizo su nuevo titular, Horacio Rosatti, al considerar que “eso no estuvo bien”.

//Mirá también: Quién es Horacio Rosatti, el nuevo presidente de la Corte Suprema

“Yo no me voto a mi mismo, no me parece bien", dijo Lorenzetti.

Sin embargo aclaró que el máximo tribunal “no está en una crisis” y no debe “perder tiempo en disputas de poder”.

“Yo no me voto a mi mismo, no me parece bien. Además la Corte opina en cuestiones electorales; también está muy manoseada la política y la legislación electoral. Trato de mantener una linea de principios y de coherencia”, dijo Lorenzetti en declaraciones al canal A24.

E insistió: “Yo nunca me hubiera votado a mi mismo, creo que eso no estuvo bien. Yo no lo comparto, creo en la posición que fijó (el exministro de la Corte Enrique) Petracchi”.

Lorenzetti consideró “correcta” la decisión que había tomado el fallecido Petracchi -que fijó un precedente- cuando se opuso a la decisión del expresidente de la máxima instancia del Poder Judicial Julio Nazareno de votarse a sí mismo en el año 2000.

Lorenzetti comentó que había dicho a los demás ministros de la Corte que “no podía estar” el día previsto para la elección del presidente porque debía asistir a Unidroit (Instituto Internacional para la Unificación del Derecho Privado) y que propuso otra fecha “pero insistieron” con la propuesta original.

El nuevo presidente de la Corte Suprema, Horacio Rosatti.

“Yo no impugné ni pedí la nulidad” de la nueva designación al frente de la Corte, dijo y enfatizó: “La Corte no está en una crisis. Nosotros vamos a seguir resolviendo”. También dijo que quería “transmitir tranquilidad a los jueces y juezas” porque “un cambio de presidente no va a ser un cambio de perfil de la Corte”.

//Mirá también: Horacio Rosatti es el nuevo presidente de la Corte Suprema de Justicia y Carlos Rosenkrantz el vice

“Fue un problema interno” del tribunal “que ya está solucionado”, sostuvo y aseveró: “No podemos perder tiempo en disputas de poder cuando tenemos tanta responsabilidad”.

Sobre su relación con Rosatti dijo que “todos nosotros tenemos ideas diferentes y es bueno que las tengamos” y consideró que en otros momentos la Corte requirió un presidente con “alto perfil”, pero que “ya no tiene ese personalismo” y que funcionan “como una mesa redonda”.

Con información de Télam.