Arisa Tsubata es un símbolo de los Juegos Olímpicos Tokio 2020. La enfermera dejó su huella una vez más, esta vez desde la ceremonia inaugura, ya que no pudo clasificar a la competencia de boxeo por una modificación del Comité Olímpico Internacional.

//Mirá también: Cecilia Carranza se emocionó en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos: “Acá debería estar Brian Toledo”

La japonesa tiene 27 años, trabajaba en un hospital de su país y, ante la postergación inicial de los Juegos, había asegurado: “Ha sido una ventaja para mí, me da más tiempo para entrenar, aunque no estoy segura si debería estar tan feliz, ya que el motivo del aplazamiento ha sido la propagación de esta enfermedad infecciosa”.

Debido a lo alterada que se vio la agenda deportiva y los tiempos de torneos y clasificaciones, el COI suspendió la etapa clasificatoria del boxeo y las plazas olímpicas se otorgaron por rankings históricos.

//Mirá también: El aliento de los atletas argentinos en la inauguración de los Juegos Olímpicos

Tsubata quedó sin posibilidades de competir. Participó de la inauguración de los Juegos, con un claro mensaje en su interpretación.

La boxeadora había trabajado intensamente para poder llegar a Tokio con los guantes, tanto en el hospital como con sus entrenamientos.

Las modificaciones del COI la dejaron sin la oportunidad de competir, pero se hizo presente en el Estadio Olímpico.

Qué dijo Arisa Tsubata sobre los cambios del COI en boxeo

“Es muy decepcionante. Había estado trabajando tan duro durante un año después del aplazamiento de los Juegos Olímpicos, y es tan frustrante que ni siquiera tenga derecho a competir”, dijo Tsubata.

La enfermera había renunciado al hospital donde trabajaba para dedicarse completamente en su puesta a punto.

No puedo asegurar que esté apuntando a los próximos Juegos Olímpicos en París, pero lo que puedo hacer es tratar de seguir trabajando duro, paso a paso, en cualquier competencia que se avecina, pequeña o grande”, cerró sobre su futuro en París 2024.