El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) pronosticó una difícil recuperación de la economía en América latina y el Caribe debido a la debacle provocada por la pandemia, que agudizará el escenario regional.

En este sentido, el organismo multilateral expresó una visión pesimista respecto del crecimiento que espera para América Latina, ya que considera que solo crecerá un 4,1% en 2021 y prevé una desaceleración a un 2,5% anual en 2022, tras la caída del 7,4% del año pasado (el peor desplome anual del que se tiene registro desde 1821).

“La región saldrá de la crisis con un mayor endeudamiento, más pobreza y un aumento de la desigualdad del ingreso”, indicó en un informe de la entidad, que se encuentra reunida en Colombia desde el miércoles para su asamblea anual.

El desempleo masivo provocará un aumento de la pobreza extrema.

Según el BID, el “shock” generado por el desempleo masivo provocará un aumento de la pobreza extrema, que saltará del 12,1% al 14,6%. “Los países dependientes del turismo y la exportación de materias primas estarán particularmente expuestos al peligro”, advirtió.

El organismo basó su previsión en “la capacidad para vacunar” de los Estados y el establecimiento de nuevas restricciones que “tendrían un impacto adicional en la actividad económica”.

Un crecimiento menor de la economía de los Estados Unidos y Europa, nuevos brotes del virus y una lenta inmunización ralentizaría el crecimiento a solamente un 0,8% en 2021, un 1,1% en 2022 y un 1,8% en 2023″, anticipó el organismo.

El continente fue uno de los más castigados por la pandemia.

El continente latinoamericano fue uno de los más duramente castigados por la pandemia: con solo el 8% de la población mundial, registra alrededor de 25% del total de muertes por coronavirus (un total de 733.000 fallecimientos).

Para evitar un escenario catastrófico, el BID insta a los países a emprender reformas fiscales urgentes que mejoren la eficiencia del gasto, amplíen la base tributaria, combatan la evasión fiscal y reduzcan la informalidad, entre otras medidas.

El BID insta a los países a emprender reformas fiscales urgentes.

También pidió que mejoren la productividad, impulsen cadenas de valor regionales y promuevan la economía digital y la creación de empleo, sin sacrificar el objetivo de disminuir el cambio climático que amenaza particularmente a la región.

El informe fue presentado en el marco de la 61° asamblea de gobernadores del BID en la ciudad colombiana de Barranquilla, que alberga a los 48 países miembros de manera semivirtual hasta este domingo, evento inicialmente previsto para marzo de 2020, pero pospuesto dos veces por la pandemia.

Con información de AFP y EFE.