El viceministro de Salud, Nicolás Kreplak, se mostró preocupado por el aumento de los contagios de coronavirus en la Provincia de Buenos Aires y aseguró que el problema es que “hay algún sector social muy privilegiado que es muy reticente a seguir las normativas” para evitar los contagios.

Se trata de una nueva crítica hacia la sociedad como responsable del rebrote, ya que el jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, se había referido en la misma línea al indicar que los “principales puntos de contagio son las aglomeraciones como fiestas o reuniones sociales donde no se respeta el distanciamiento”.

En ese sentido, en Mar del Plata, se desactivaron 20 fiestas clandestinas durante Fin de Año. Mientras que, en una playa de Pinamar, cientos de jóvenes se reunieron en un parador y viralizaron las imágenes por las redes sociales.

Nicolás Kreplak (Foto: Mauricio Nievas, Clarín)

Para el Gobierno bonaerense, ese tipo de conductas explican el incremento de contagios. Este domingo se reportaron 2598 nuevos casos en la provincia de Buenos Aires.

Son sectores que no son habitantes de los distritos entonces vienen y tienen poco apego al cuidado. Son en general de clases altas”, manifestó Kreplak en diálogo con radio AM750 y enfatizó que “los sectores populares son mucho más cumplidores”.

Por ser más privilegiado económicamente, uno no tiene derecho a no cumplir las normativas generales”, agregó.

El viceministro de Salud bonaerense no cree que la suba actual de contagios corresponda con la segunda ola, pero advirtió que es “un rebrote muy rápido que tiene que ver con la enorme circulación”.

El regreso de las clases

Kreplak se refirió a la vuelta a las clases presenciales y consideró que depende del plan de inmunización de los docentes. “Uno no se imagina hasta tener bastante más avanzada la campaña de vacunación que podamos estar volviendo a las clases como si nada hubiera pasado, pero sí tener alguna actividad”, dijo.

“Es posible que sea un esquema mixto, donde tengamos actividad a la distancia y presencial con menos contacto de los chicos. Pero son chicos y se van a encontrar. Hay encontrar una forma de poder monitorear casos para poder aislarlos”, expresó.

Y agregó: “Creo que ningún dirigente político tiene la legitimidad que tienen las vacunas, así que los que lo intenten fracasarán en esa campaña”.