Matías Morla, representante y apoderado de Diego Armando Maradona, dijo este lunes que para él fue “una idiotez” que el astro del futbol fuera trasladado de la Clínica Olivos, donde fue sometido a una neurocirugía, a la casa del partido bonaerense Tigre en la que finalmente murió el 25 de noviembre del año pasado.

//Mirá también: Quién es Charly, el acusado de darle alcohol y marihuana a Diego Maradona

El letrado aseguró además que esa fue una decisión de la familia y de la que no participó. “No estuve de acuerdo en la casa. Le digo lo que me dijeron. Que le empezaron a mostrar casas y que la eligieron Diego y Giannina, creo. No estoy seguro si Giannina, pero Diego seguro. Yo lo que hice fue sacar plata para pagar. Fue una idiotez esa casa vacía. Con esa plata había que poner tres médicos y él estaría vivo”, declaró el letrado en su testimonial de 20 páginas a la que accedió la agencia Télam.

Matías Morla ingresa a la Fiscalía de San Isidro para declarar como testigo en la causa por la muerte de Diego Maradona.

Morla sostuvo que Maradona cuando vivía en Dubai “tenía trato de presidente” pero que “ése claramente no era el trato que tenía ahí, en Tigre”.

“Los motivos tenían que ver con su estado de salud. Diego, en esa casa, no se hubiera quedado ni diez segundos. No por la casa en sí, sino por la calidad de vida que llevaba (?) De hecho, no era ni una habitación en donde dormía”, indicó.

Dijo que la última vez que lo vio a Maradona fue el 16 de noviembre en Tigre y que en esa oportunidad notó que Diego usó una voz “como muy aguda, con intermitencias”, “rara” y que “no era la voz de él”.

“Pensé al principio que me estaba cargando. (?) Estaba consciente. Entonces le dije, después te tengo a ver, le di un saludo, y él me agarro, me tiró hacia él y me dijo te amo. Esa fue la última vez que lo vi”, agregó.

Indudablemente el temperamento que adoptaron (los médicos) fue el equivocado porque Diego está muerto. Me enteré que estuvo todo mal hecho. Que (el neurocirujano Leopoldo) Luque no era informado, que las enfermeras no se comunicaban con él por una orden, y que éste no lo podía ver a Diego”, afirmó Morla.

El pedido de Dalma y Gianinna Maradona para que continúe la investigación

El pedido de Dalma y Gianinna, las hijas del ídolo, para que la investigación por la muerte de su padre no se agote con las responsabilidades médicas y avance sobre el llamado “entorno” surtió efecto. Este lunes los fiscales escucharán como testigo por primera vez en el marco del expediente al abogado, quien fue el representante y apoderado del Diez hasta el día de su fallecimiento.

Dalma y Gianinna Maradona mantienen desde siempre -y más aún tras la muerte de Diego- un fuerte enfrentamiento con el abogado Morla, a quien acusan no solo de impedirles tener una relación frecuente con su padre y de haberse apropiado de bienes y de los beneficios de las marcas que poseía, sino también de tener responsabilidad en el fallecimiento y por eso quieren que la Justicia lo investigue.

El martes último, los fiscales a cargo de la causa, Patricio Ferrari, Cosme Iribarren y Laura Capra hicieron lugar a un pedido que habían realizado los abogados de Dalma y de Gianinna, Federico Guntin y Marcelo Sverdlik Warschavsky, y citaron a Morla para mañana, a las 11 en la Fiscalía General de San Isidro.

Fue luego del pedido de Dalma y Gianinna, las hijas del ídolo, que solicitaron que la investigación no se agote con las responsabilidades médicas.

En un escrito entregado a los fiscales el 22 de septiembre, los letrados insistieron en no agotar la investigación de la muerte del Diez con las responsabilidades médicas sino que se profundice para saber si había alguna razón por la cual Diego “debía morir” y que se cite a declarar como “medidas de prueba” a cinco miembros del “entorno”, entre ellos, Morla.

Para la querella, de las testimoniales y las indagatorias que fueron tomadas hasta el momento surge que, “dentro de la expresión poco afortunada de ‘entorno’, se ubican un cúmulo de personajes con un manejo absolutamente discrecional de la vida del occiso, como así también de sus vinculaciones, afectos, adicciones, su patrimonio, su aislamiento, su supresión de voluntad, y hasta su sometimiento a servidumbre”.

Diego Maradona junto a Matías Morla.

Guntin y Sverdlik Warschavsky le atribuyen a esas personas, entre otras cuestiones, “el suministro de estupefacientes, alcohol” y el doblado de “las firmas del malogrado Maradona”.

//Mirá también: Causa Maradona: un peritaje determinó que le falsificaron la firma en una planilla de enfermeros

Otras declaraciones por la muerte de Diego Maradona

Además de Morla, esta semana también deberán presentarse para ampliar sus testimoniales otras dos personas de mucha cercanía con el Diez: uno de ellos es el cuñado de Morla, Christian Maximiliano Pomargo, quien era secretario personal de Maradona y convivía con él; y el otro es el sobrino del exfubolista Jhonatan Espósito, quien también vivía en la casa de Tigre en la que murió Diego el 25 de noviembre de 2020.

Pomargo deberá presentarse el miércoles próximo a las 10, mientras que Espósito lo hará el mismo día pero a las 13.

Los fiscales pidieron también que se presenten a declarar la escribana Sandra Verónica Iapolsky y la contadora Andrea Trimarchi, quienes deberán declarar como testigos el jueves a las 10 y a las 13 respectivamente.

Los imputados son el neurocirujano y médico de cabecera del exfutbolista, Leopoldo Luque (39); la psiquiatra Agustina Cosachov (36); el psicólogo Carlos Ángel “Charly” Díaz (29); los enfermeros Ricardo Omar Almirón (38) y Dahiana Gisela Madrid (36); su coordinador, Mariano Ariel Perroni (40); y la médica coordinadora de la empresa Swiss Medical Nancy Forlini (52).

Con información de Télam.