En el marco del plan de vacunación que se lleva adelante en todo el mundo y tras la llegada de nuevas cepas de coronavirus, el Instituto Gamaleya informó que la efectividad de la vacuna rusa Sputnik V es 2,6 veces menor contra la variante Delta del COVID-19.

// Mirá también: Partió un nuevo vuelo de Aerolíneas Argentinas en busca de más vacunas Sputnik V

Según el director del Instituto Gamaleya, Alexandr Gintsburg, en torno al 90% de los nuevos casos de COVID-19 que se registran en Rusia son de la variante india.

DELTA. La variante Delta, descubierta en la India, se presenta como la más peligrosa a la fecha. (Pixabay)Pixabay

El vicedirector de Investigación del Centro Gamaleya, desarrollador del preparado Sputnik V, Denís Logunov, puntualizó que se ha demostrado una eficacia del 97,6 % en la campaña de vacunación de los rusos, pero la variante india, principalmente la “Delta” “hace rebajar ligeramente la actividad del suero”.

No obstante, sostuvo que, según revistas extranjeras, en el caso de las vacunas de Pfizer y Moderna la efectividad es de 3 a 5 veces menor contra la variante india Delta.

Desde Rusia recalcaron que la única manera de frenar la pandemia es mediante la vacunación en un país en el que solo 22,2 millones de personas se han inoculado, el 15,18 % de la población, según la página Gogov.ru, la única que recoge datos actualizados y por regiones ante la falta de datos oficiales pormenorizados.

Cabe recordar que la semana pasada, las autoridades comenzaron a hablar de dosis de recuerdo ante el aumento de casos de coronavirus, que se sitúan cada día en casi 21.000 y que ha provocado que más de una decena de regiones hayan implantado la vacunación obligatoria para empleados del sector de servicios y de la administración pública.

Rusia. Afirman que la situación del coronavirus en el país "continúa siendo delicada". (AP)AP

// Mirá también: Juntos por el Cambio pidió informes sobre la variante Delta y la llegada de segundas dosis de Sputnik

El Ministerio de Salud ha elaborado recomendaciones para que se haga la dosis de refuerzo o de recuerdo una vez cada seis meses si hay un repunte de la enfermedad y una vez al año cuando la situación epidémica esté en “calma”.

Por su parte, el director del Gamaleya, Alexandr Gintsburg coincidió con estas directrices, incluido para aquellos que ya han pasado la enfermedad, a fin de mantener constantemente elevados los anticuerpos.

Con información de EFE.