Luego de la sentencia contra Lázaro Báez a 12 años de prisión, el juez Sebastián Casanello insistirá en indagar a Néstor Marcelo Ramos -residente en Suiza- por videoconferencia, en el marco de la causa conocida como “la ruta del dinero K”.

Se trata del abogado argentino titular de Helvetic Services Group, la sociedad vehículo suiza a través de la cual el empresario patagónico compró la financiera ”La Rosadita”, usada para fugar y lavar unos 55 millones de dólares. En la sentencia que se conoció este miércoles, el Tribunal Oral Fedreal (TOF) 4 ordenó la cancelación de la personería jurídica de Helvetic, y una multa correspondiente a siete veces el monto de las operaciones.

Casanello había solicitado su extradición con fines de indagatoria en 2016 pero nunca se pudo concretar, debido a los requerimientos de las autoridades helvéticas a la Justicia argentina sobre las pruebas reunidas en su contra y por el estado de salud de Ramos, quien enfrenta desde hace tres años una enfermedad terminal.

El empresario Lázaro Báez.

Dadas las circunstancias, las opciones más cercanas son la videoconferencia o que Casanello y el fiscal Guillermo Marijuán se trasladen a Suiza para interrogarlo.

Es que Ramos es el único de los acusados en esta causa por lavado contra Báez, sus hijos y su entorno, con suficientes sospechas en su contra y que no pudo ser interrogado.

el vocero de la Oficina Federal de Justicia (FOJ), con sede en Berna, afirmó en diálogo con Infobae que “las modalidades de un interrogatorio por videoconferencia están en discusión entre los dos países”.

“Que Suiza acepte que la Justicia extranjera indague por videoconferencia a un ciudadano residente en su territorio es excepcional. Pero el hecho de que haya ahora una condena contra Báez en la causa, refuerza el pedido. Por eso la idea es insistir ahora con este requerimiento”, aseguró una fuente judicial.

Además, el abogado de Ramos en Suiza. John Dell’Oro, le señaló al medio antes citado que siempre que el estado de salud de Ramos “no se deteriore significativamente, no existen contraindicaciones para el interrogatorio por videoconferencia”.

Dell’Oro había apelado la extradición de Ramos a Argentina alegando que el avance de su enfermedad no le permitiría afrontar una extradición y estar alojado en una cárcel en Argentina. De hecho, antes de evaluar acceder a la extradición, las autoridades suizas le habían pedido a la Justicia argentina una serie de garantías respecto de las condiciones en que sería alojado y la atención médica que recibiría como detenido en una unidad penitenciaria en nuestro país.

Casanello dio por probado que Helvetic funcionó como una sociedad vehículo y fachada para que Báez y sus hijos lavaran unos 55 millones de dólares, fugándolos al exterior y reingresándolos en bonos de la deuda argentina.