Una de las historias que generó todo tipo de reacciones por su representación en la serie “The Crown” fue la de Alicia de Battenberg, la madre de Felipe de Edimburgo.

//Mirá también: La historia de las hermanas nazis de Felipe, el esposo de la reina Isabel II

El duque de Edimburgo junto a su madre en julio 3, 1960. (Foto: Getty Images)Gentileza: El país

Para sorpresa de muchos, la suegra de la reina Isabel II vivió en las calles de Grecia sin ninguna clase de lujo y sin ser reconocida.

Según varios medios han retratado, la madre del duque de Edimburgo usaba hábito, trabajaba como voluntaria de la Cruz Roja y dedicó sus últimos años de vida para alimentar a las personas sin hogar y acompañar a los enfermos.

La madre del príncipe vivió muchos momentos complicados.Gentileza: El país

Alicia era bisnieta de la reina Victoria, esposa de uno de los hermanos del rey Constantino I de Grecia y madre del príncipe Felipe. Tenía sordera congénita y sus padres llegaron a pensar que tenía algún tipo de retraso por su lentitud a la hora de aprender con respecto a sus hermanos. Tuvo que aprender a leer los labios en inglés, alemán, francés y griego.

La madre del esposo de Isabel II fue alejada de sus hijos y estuvo dos años en un manicomio. Gentileza: El país

Sin embargo, tras ser exiliada de Grecia junto a su esposo y a sus cinco hijos, fue diagnosticada como esquizofrénica y alejada a la fuerza de sus hijos.

//Mirá también: Por qué Felipe de Edimburgo no era rey

El tratamiento de la madre de Felipe con Sigmund Freud

Tras los comportamientos de Alicia, ella fue atendida por el mismo Sigmund Freud, quien recomendó un tratamiento bastante agresivo.

Freud habría sido el encargado de realizar un terrible tratamiento a Alicia.Gentileza: El país

A la madre del príncipe Felipe se le aplicaron electrochoques y dosis de rayos X en los ovarios para eliminar su libido, ya que ella aseguraba ver a Dios y tener relaciones sexuales con él y con otros santos o figuras religiosas.

Usando el dinero que le mandaban sus hermanos y vendiendo sus joyas, la progenitora del duque de Edimburgo se dedicó a ayudar a los más necesitados e incluso escondió a una familia judía durante el Holocausto.

El duque de Edimburgo y la reina Isabel recibieron a Alicia en su hogar.

Cuando su salud comenzó a complicarse, la reina Isabel y el príncipe Felipe la invitaron a vivir con ellos a Buckingham, tal como se vio en la serie The Crown.