“Hemos perdido casi al abuelo de la nación y me siento muy apenado y solidario con mi madre, que lo está sintiendo probablemente más que todo el mundo”, indicó este domingo su hijo, el príncipe Andrés.

La reina Isabel II siente “un gran vacío en su vida” por la muerte el pasado viernes de su esposo el príncipe Felipe, a los 99 años, agregó el tercer hijo de la pareja, citado por la agencia de noticias “AFP”.

Ella lo describe como un gran vacío en su vida”, declaró Andrés a preguntas de medios británicos al término de una misa en homenaje al fallecido duque de Edimburgo.

30/4/2011. Foto de la familia real luego del casamiento del Príncipe William con Kate Middleton. (Foto: EFE)

Andrés, de 61 años y considerado a menudo como el hijo preferido de Isabel II, se apartó de la familia real en 2019 por su amistad con el fallecido financiero estadounidense Jeffrey Epstein, acusado de explotación sexual de menores.

Su hermano, el príncipe Eduardo, describió por su parte “un terrible shock”: “Todavía estamos tratando de asimilarlo, es muy muy triste”, agregó.

La reina Isabel II junto al Príncipe Felipe

El príncipe Felipe, casado con la reina desde hacía 73 años, murió el viernes pasado dos meses antes de cumplir 100 años en el castillo de Windsor.

Ayer, el heredero de la corona Carlos, de 72 años, padre de los príncipes Guillermo y Enrique, rindió un homenaje a su padre, declarando que su familia lo extraña “enormemente” y destacando su “servicio” a la reina, a la familia y al país.

El príncipe Enrique dijo ayer que viajará a Londres para el sepelio de su abuelo, el próximo sábado. Su asistencia alienta la esperanza de una reconciliación familiar después de que el hijo menor de Carlos de Inglaterra se mudara a Estados Unidos.

El príncipe Felipe murió a los 99 años. (Vía País)

Un año después de la cuestionada partida del príncipe Enrique y su esposa, Meghan, que ofrecieron hace un mes una polémica entrevista a la TV estadounidense, el funeral podría suponer una oportunidad para estrechar lazos y curar heridas, según la prensa británica.

El príncipe Enrique y Meghan Markle. (AP)

El funeral se celebrará el sábado en el castillo de Windsor, al oeste de Londres y estará restringido al círculo familiar a causa de la pandemia. Solo podrán asistir 30 personas, entre las que deberían incluirse los cuatro hijos de Felipe e Isabel II (Carlos, Ana, Andrés y Eduardo), sus parejas y sus hijos.

Enrique viajará desde California, pero su esposa no lo acompañará, pues su médico le aconsejó no hacerlo porque está embarazada de su segundo hijo, según informó el Palacio de Buckingham.

Será el gran retorno del hijo menor de Carlos y Diana desde la controvertida entrevista que dio con su esposa a la presentadora estadounidense Oprah Winfrey el 7 de marzo, en la que acusó a la monarquía- de no haber apoyado a su esposa, quien, por su parte, mencionó que incluso había tenido pensamientos suicidas.

Ambos aseguraron que un miembro de la familia real se habría comportado de forma racista al preguntarse por el color de piel que tendría su hijo, pero fuera de cámara precisaron que no se trataba ni de la reina ni de su esposo.

Enrique, de 36 años, también se declaró “verdaderamente decepcionado” por la falta de apoyo de su padre y reveló que se había alejado de su hermano, Guillermo.

El exprimer ministro John Major dijo a la BBC que “esperaba” que las “fricciones” se calmaran “lo más rápidamente posible”, considerando que el “dolor compartido representa una oportunidad ideal”.